Eduardo Vega.4 mayo

Al estar viviendo la tercera ola de la pandemia ocasionada por el covid-19, al centro del país le pegaron un martillazo entre el 3 y el 9 de mayo, por eso, se ordenó el cierre de comercios no esenciales.

Las fotos muestran a un Chepe entre ventanas metálicas y a puerta cerrada. Las calles se ven vacías, parece una Semana Santa de las de antes.

Cortinas metálicas demuestran el martillazo que pegó el Gobierno. Foto Alonso Tenorio.
Cortinas metálicas demuestran el martillazo que pegó el Gobierno. Foto Alonso Tenorio.
Los pobres turistas se topan a un Chepe a puerta cerrada. Foto Alonso Tenorio.
Los pobres turistas se topan a un Chepe a puerta cerrada. Foto Alonso Tenorio.
La belleza y la ropa tienen que esperar para después del 9 de mayo. Foto Alonso Tenorio.
La belleza y la ropa tienen que esperar para después del 9 de mayo. Foto Alonso Tenorio.
Hay calles que tienen tantos negocios cerrados que hasta da miedo que asusten. Foto Alonso Tenorio.
Hay calles que tienen tantos negocios cerrados que hasta da miedo que asusten. Foto Alonso Tenorio.
Hasta los negocios que venden jamita están a media cortina. Foto Alonso Tenorio.
Hasta los negocios que venden jamita están a media cortina. Foto Alonso Tenorio.
Locales que venden comida han preferido cerrar hasta el 9 de mayo. Foto Alonso Tenorio.
Locales que venden comida han preferido cerrar hasta el 9 de mayo. Foto Alonso Tenorio.
Solo la jamita tiene luz verde, pero en San José centro es poca la gente que camina. Foto Alonso Tenorio.
Solo la jamita tiene luz verde, pero en San José centro es poca la gente que camina. Foto Alonso Tenorio.
Se pueden vender comida, pero solo para llevar. Foto Alonso Tenorio.
Se pueden vender comida, pero solo para llevar. Foto Alonso Tenorio.