Karen Fernández.8 noviembre

Con lo complicado que está el mercado para los comerciantes, la ayuda podría llegarles gracias a unos lentes muy futuristas.

Roxana Durán, explicó que la visión con las gafas es como andar con cualquier otro lente, no se ve ni distorsionada ni aumentada la imagen. Foto Jeffrey Zamora
Roxana Durán, explicó que la visión con las gafas es como andar con cualquier otro lente, no se ve ni distorsionada ni aumentada la imagen. Foto Jeffrey Zamora

Se trata de los anteojos de seguimiento ocular que funcionan mediante la neurociencia y que permitirían comprender por qué compramos algo que no necesitábamos, o que a lo mejor no estaba entre los planes, esto, sin duda, le ayudaría a los comerciantes a tener los tips para que no se le escape una sola venta o generar estrategia para futuras compras.

Diego Guzmán del súper Viclaro en Llorente de Tibás considera que esto le sería de mucha utilidad. “Así uno sabe cómo acomodar los productos, en especial los que detectamos que se nos están pegando, así se podría encontrar la forma de venderlos”, explicó Guzmán.

Según la Universidad Nacional (UNA) el 85% de las decisiones que tomamos son emocionales y solo el 15% restante son racionales, por lo que dependiendo del humor en el que andemos, caemos o no en las comprar por impulso.

Harold Sánchez del súper Don Julio en Tibás contó que recurre a colocar las cosas a la mano de los clientes para antojarlos. Foto: Karen Fernández
Harold Sánchez del súper Don Julio en Tibás contó que recurre a colocar las cosas a la mano de los clientes para antojarlos. Foto: Karen Fernández
“¿Sabía usted que cuando el vendedor le empieza a dar las características de todos los modelos disponibles, usted sale de ahí sin comprar nada? Esto pasa porque están alimentando su conocimiento y no apelando a sus emociones”, Christian Figueroa, coordinador del proyecto de posgrado de administración de la UNA.

Por eso la mayoría de las estrategias de los vendedores van a apelar a la emoción, y lo pondrán a imaginarse viendo la mejenga de la Sele en esa pantallota desde la sala de su casa para que de fijo la compre.

En ese aspecto nos respondió el también comerciante Harold Sánchez, del súper Don Julio, también en Tibás, quien asegura que a ellos les funciona colocar los productos a la mano de la gente, cerquita de la caja, para que aunque no vayan por eso, terminen antojados y se lleven algo más.

“Eso nos ayuda a terminar de empujar la venta”, agregó Sánchez.

El proyecto está a cargo del sistema de posgrado de la Escuela de Administración de la UNA y busca ayudar a los pulseadores de pequeños y medianos negocios de comunidades de escasos recursos, para mejorar sus ingresos.

Con esto, la UNA es la única en Tiquicia en tener esta tecnología y forma parte del selecto grupo de 22 universidades de América Latina que la tienen.

Son cómodos

Los anteojos en apariencia son muy similares a cualquier otro lente, en peso y tamaño, solo que cuentan con una cámara frontal que capta lo que la persona tiene enfrente y tres cámaras enfocadas en los ojos, para medir lo que ellos están viendo y en qué enfocan su atención.

En el monitor de la computadora portátil se ve en tiempo real lo que luego le servirá para conocer los resultados del estudio. Foto Jeffrey Zamora
En el monitor de la computadora portátil se ve en tiempo real lo que luego le servirá para conocer los resultados del estudio. Foto Jeffrey Zamora

La persona que participa en el estudio se los pone y el investigador, con una computadora portátil, calibra la visión de la persona y luego en el grabador conectado a los lentes, se va captando todo lo que esta vio, para luego analizar los resultados de todos los participantes. O sea, cuando los usa, sus ojos lo delatan.

La intención es que si usted anda los lentes, por ejemplo, y cuando pasó por el súper se topó a un chiquito comiendo un helado y se antojó y lo compró, no porque fuera con esa intención, sino por antojado, eso le servirá a los expertos para analizar la compra de ese producto.

La imagen que proyectan los lentes es normal, sin aumento ni distorsiones.

Esta tecnología permitirá revolucionar no solo el sector comercial, sino también la forma de enfocar la publicidad y hasta verificar si la persona está viendo y captando el mensaje que usted como empresario le quiere transmitir, por ejemplo, saber si lo que usted quiere que la gente vea en su página web realmente se está viendo o si la gente lo está ignorando.

Un mito que se trajeron abajo con un análisis que le hicieron a un grupo de estudiantes fue que los mejores lugares en un supermercado son los que están a la altura de la vista y al centro de la góndola.

“Los anteojos han comprobado que no es cierto, lo comprobamos en una góndola de bronceadores de un supermercado y entre la variada oferta el 'mejor ubicado’ según esa lógica era uno de una marca reconocida, que además daba otro bronceador de regalo y ese no fue el elegido por la mayoría de los estudiantes, sino uno que estaba arriba a la derecha y en ellos se reflejaba que se enfocaron en el mensaje de ultra protección”, explicó Figueroa.

En el súper Viclaro en Llorente de Tibás consideran un éxito poder conocer qué les interesa a los compradores para mejorar sus ventas. Foto: Karen Fernández
En el súper Viclaro en Llorente de Tibás consideran un éxito poder conocer qué les interesa a los compradores para mejorar sus ventas. Foto: Karen Fernández
Si quiere darse cuenta si alguien le está mintiendo, una clave es ver el tamaño de su pupila (el puntito más oscuro del ojo), si está más grande de lo normal, es muy probable que le estén diciendo una mentira, pero ojo, cuando lloramos también se dilata.

“El instituto Nielsen, que es el más importante del mundo en este campo ha hecho pruebas y ha descubierto que con diecisiete personas en estudio la confiabilidad no variará en el margen de error”, comentó el funcionario de la UNA.