Eduardo Vega.13 octubre

Una buscadita en Google nos deja claro que pegarse una millonada no siempre termina en un sueño cumplido.

En casi todos los países hay historias de personas que se hicieron millonarias de la noche a la mañana con la lotería y lejos de ser su bendición fue su gran maldición. Traemos el tema a cuento porque este jueves supimos que un hombre de unos 50 años se dejó los ¢1.390 millones del acumulado de la Junta.

Hablamos con la sicóloga María Ester Flores y con el presidente del Colegio de Ciencias Económicas, Ennio Rodríguez, buscando identificar cosas a favor y en contra de ganarse tantisísima plata.

“El dinero no arregla todos los problemas de las personas”, María Ester Flores, sicóloga.

Desde el punto de vista emocional, la sicóloga dio una lista con las ventajas y las desventajas de ganarse un dineral de manera sorpresiva.

A favor

-La adrenalina de ganar millones es tremendamente positiva

-Hay una sensación, producto de la fantasía, de que el dinero todo lo arregla, de que la vida se solucionó con tanta plata.

-Se pueden iniciar nuevos proyectos de vida y eso alimenta las alegrías del cuerpo, el alma y el espíritu.

-Fortalece la seguridad de la persona porque el dinero genera una sensación de poder.

-Crece el amor a uno mismo ante tanta inyección positiva para el cerebro de situaciones felices y exitosas.

-Alegría constante por sentir que el futuro está solucionado.

-Satisfacción porque se le puede satisfacer la vida a la familia completa.

-Se camina más seguro por la vida porque situaciones como la salud, la seguridad, el transporte, la vivienda y los ahorros, están solucionadas.

-En un principio, el ganador puede hasta mostrar una firmeza nueva en su voz que genera la sensación de poder.

-Para muchas personas una gran cantidad del estrés que manejan es por problemas económicos, al llegar tantos millones se acaba ese estrés, e incluso, hay un aumento en la calidad de la salud.

En contra

-El impacto de ganarse tantísimo dinero puede provocar que la persona se pierda de la realidad y termine sin saber qué hacer para seguir adelante.

-Le puede comenzar a importar poco lo que les pasa a los demás, es como ese político que en campaña visita precarios, pero una vez elegido y con poder, si te vi ni me acuerdo.

-Mentalmente la persona se puede ir a uno de los dos extremos que puede tomar un millonario: ser muy generoso con la familia, porque eso le produce alegría y se siente muy bien ayudar, entonces comienza a disparar la plata; o se hace un tacaño que no le da nada a nadie porque no le importa ya nadie más que él.

-Sicológicamente podría sentir que llegó el momento, ya con dinero y poder, de sacarse todos los clavos que llevó metidos en la vida contra muchas personas. Eso es peligroso porque provoca desprecios y humillaciones para los demás.

-Si una persona despilfarra mucho su dinero, pues la plata se acaba y si eso pasa podrían ingresar en una depresión muy peligrosa.

LEA TAMBIÉN

¡Salió el acumulado!

-Muchas personas creen que mucho dinero da mucha felicidad y cuando se ganan un premio millonario se dan cuenta que no pueden comprar el amor, no pueden arreglar de la noche a la mañana los problemas de años con sus familiares, entonces eso aumenta el estrés y las diferencias, provocando un vacío mucho mayor.

-El dinero no arregla todos los problemas, si no se arregla lo sicológico, no hay felicidad en la plata. Una millonada da estabilidad económica pero no la felicidad.

El último acumulado de la Lotería se fue cuando estaba en 1.390 millones de colones, el nuevo arranca en 400 melones, ya eso es un platal que nos puede volver locos o catapultarnos a la tranquilidad económica. Foto Rafael Pacheco.
El último acumulado de la Lotería se fue cuando estaba en 1.390 millones de colones, el nuevo arranca en 400 melones, ya eso es un platal que nos puede volver locos o catapultarnos a la tranquilidad económica. Foto Rafael Pacheco.

Ennio Rodríguez, presidente del Colegio de Ciencias Económicas: “Muchos nuevos millonarios piensan, equivocadamente, que el dinero jamás se acabará”

Ennio Rodríguez, presidente del Colegio de Ciencias Económicas. Foto Adrián Soto.
Ennio Rodríguez, presidente del Colegio de Ciencias Económicas. Foto Adrián Soto.
A favor

-Por fin se podrán pagar todas esas deudas que tanto complican la economía del hogar.

-Se limpia el expediente crediticio.

-Se puede comenzar a pensar en objetivos económicos a corto, mediano y largo plazo.

-Hacer inversiones en la Bolsa de Valores, por ejemplo, para aumentar los ingresos ya se vuelven posibles.

-Al ganarse una cantidad de millones se da la oportunidad de pensar en hacer negocios que den tranquilidad para el resto de la vida, para tener una vejez tranquila y sin estrés económico.

-Es momento de pensar en agarrar una cantidad del premio y cambiarlo a otras monedas para tener garantías de diferente tipo no solo en colones.

-Se comienza a disfrutar unos jugosos intereses por los millones que se tienen en el banco; esos millones nos permitirán vivir sin problemas económicos.

-Llega el momento de cumplir sueños materiales como la compra de un carro, una casa, entre otros.

-Se puede analizar muy bien a qué tipo de negocios se ingresa para multiplicar el premio que se ganó.

-Nace la posibilidad de ayudar a la familia económicamente a realizar buenas inversiones y así aumentan los ingresos familiares.

En contra

-Inmediatamente se recibe el premio millonario comienza la gastadera a manos llenas.

-El ganador sale corriendo a comprar una casa grandísima y un carro supergastón.

-La gente piensa en comprarse un carro carísimo y se les olvida el pago del marchamo, la gasolina, los seguros. Eso golpea el premio ganado en un futuro casi inmediato.

- Muchos nuevos millonarios se llenan de bienes que demandan más dinero, como los impuestos municipales de una gran casa.

-No hay una tranquilidad para entender que los intereses que genera el premio son suficientes para poder llevar una vida tranquila económicamente hablando y hasta para invertir, entonces, el premio se comienza a acabar de la noche a la mañana.

-La sensación de que el dinero es infinito es sicológico, entonces se dan muchas compras por impulso sicológico, eso provoca gastos hormiga por montones.

-Invitación a cientos de negocios con promesas que es el negocio del siglo y que si invierte un colón se ganará 100 colones, eso es peligrosísimo para la economía del nuevo millonario.

-Le aparece hasta el último primo que vivía lejos y que jamás conoció pero llega a pedirle plata, esos préstamos rápidos a familia también golpean lo ganado.

-No se definen objetivos de inversión que vayan de la mano con la edad, la cantidad de familia y de los millones ganados.

-En este país los grandes premios son en millones y muchos bienes que se adquieren son en dólares, ya con esa diferencia se afecta y mucho lo que la suerte reparó.