Eduardo Vega.23 octubre

“Si fracasáramos (en ponerse de acuerdo), podríamos condenar al país, o a una generación, a mucho dolor”, con esta afirmación el presidente de la República, Carlos Alvarado, abrió el gran diálogo nacional que convocó para este viernes 23 de octubre.

“Hagamos historia, hagamos la buena historia”, fue parte del llamado que hizo Alvarado a la hora del cierre de la primera sesión de trabajo para el diálogo multisectorial que se vivió en una gran reunión en el Estadio Nacional con la participación de 64 organizaciones, de las 70 convocadas, de diversos sectores.

El presidente Alvarado se mostró satisfecho de la presencia al gran diálogo nacional que convocó. Cortesía.
El presidente Alvarado se mostró satisfecho de la presencia al gran diálogo nacional que convocó. Cortesía.

Hubo representación de sectores como educación, cooperativismo, desarrollo local, productivo, partidos políticos, sectorial y solidarismo, así como todos los sectores gubernamentales, incluido Eduardo Cruickshank, presidente de la Asamblea Legislativa.

Esta gran reunión tiene como principal reto llegar a acuerdos nacionales (antes del 20 de noviembre) que hagan frente al broncón económico en el que está el país, en gran parte, por la pandemia del covid-19.

El presidente aseguró que continuará trabajando para lograr acuerdos firmes y darles un seguimiento feroz, ya que si se consigue un acuerdo que represente a toda Costa Rica, “¿quién querrá oponerse a algo tan poderoso como un consenso nacional?”, dijo.

El diálogo será retomado el próximo miércoles 28 de octubre, en la misma joya de La Sabana.

Saray Esquivel, presidenta de APSE, dijo que pidieron que en la reunión estuvieran todos los actores en una sola sala para que así se pudieran escuchar todos a la vez.

"Todo el que quiera manifestarse, lo puede hacer y así lo hemos estado haciendo”, dijo Esquivel.

Entre las diferentes organizaciones y actores también participaron la Conferencia Episcopal y la Alianza Evangélica Costarricenses, las cuales reconocieron la necesidad de alcanzar acuerdos en beneficio de los más pobres.

Monseñor José Garita, representante de Conferencia Episcopal, aseguró que todos los que están ahí deben priorizar en la búsqueda de un bien común para toda Costa Rica.

Mientras que Reynaldo Salazar, de la Alianza Evangélica Costarricense dijo salir muy satisfecho del primer día.

"Hoy ha sido un día muy productivo, un día de acercamientos. Podemos percibir un buen ambiente de diálogo, de acercamiento y de construcción”, concluyó Salazar.