Eduardo Vega.11 febrero

El estadounidense Chris McKinnell, el heredero de la mundialmente famosa muñeca maldita Annabelle, está en Costa Rica por primera vez.

Llegó hace una semana y se quedará tres meses y hasta ha pensado que nuestro país se vuelva su hogar durante varios meses al año.

Chris es el responsable de mantener la herencia de sus abuelos Ed y Lorraine Warren, los fundadores del Museo Warren, donde está la endemoniada muñeca que inspiró las películas de terror “El Conjuro”.

Chris caminó por el bulevar de la avenida Central este 9 de febrero. Foto Eduardo Vega Arguijo.
Chris caminó por el bulevar de la avenida Central este 9 de febrero. Foto Eduardo Vega Arguijo.

Amable y atento --y ya enamorado de nuestro país-- fue como encontramos a McKinnell, quien vino traído por Investigación ParanormalCR y fue gracias a su fundador, el tico Israel Barrantes, que logramos la conversación.

Chris, experto en el tema y en las experiencias paranormales, continúa el trabajo de sus abuelos por medio de la Fundación de la Herencia Warren para la Investigación Paranormal y nos aclara que para él lo importante no es el tema de Annabelle y todo el ruido que Hollywood provocó con las películas de “El Conjuro”.

“Todavía soy un estudiante. Pueden decir que soy un experto en temas paranormales, pero me considero un estudiante. Sé mucho, pero no lo sé todo y quiero aprender sobre las diferentes experiencias paranormales en Costa Rica”, dijo.

“También estoy aquí para trabajar en la educación en temas paranormales, eso es lo realmente importante para mí. No se crea que vengo a realizarle un análisis paranormal a Sanatorio Durán o a una casa con fantasmas. Firmemente deseo ayudar a las personas que tengan problemas paranormales, problemas con espíritus. Quiero enseñarles a las nuevas generaciones cómo los temas paranormales deben abordarse para ayudar a las personas”.

El museo de los Warren, donde está la muñeca maldita Anabelle, es su herencia. Cortesía.
El museo de los Warren, donde está la muñeca maldita Anabelle, es su herencia. Cortesía.

Chris está convencido de que su experiencia paranormal puede ser de gran ayuda para las personas que luchan contra algún fenómeno paranormal que los atormenta y no solo en el país, sino en todo el planeta.

La madre de Chris es Judy Warren, la única hija que tuvieron Ed y Lorraine. Sabe que le vamos a hablar de Annabelle, pero antes prefiere llevarnos por lo que puede considerarse el “lado claro” del oscuro mundo de los fenómenos paranormales.

Sus abuelos tenían un gran poder contra lo paranormal, ¿lo heredó usted?

Todos tenemos poderes como los de mis abuelos. Mi abuelo no era síquico, no tenía poderes especiales, era un hombre normal sin ningún don, mi abuela tenía muchos dones. Cualquier persona tiene la habilidad de luchar contra el mal todos los días, se trata de enfocarse, compromiso y fe. No importa la creencia religiosa. Dios está en uno solo si uno busca de Dios, al poner en manos de Dios lo que se hace, se logra un muy buen trabajo.

¿Es Dios el que gana esas batallas contra el mal?

Dios es más fuerte que cualquier cosa, pero si no se trabaja fuerte de la mano de Dios es difícil. Tenemos libre albedrío, Dios no es una especie de genio que le va a solucionar todos los problemas. Hay que estar en el camino de Dios en todos los aspectos de la vida, no solo en lo paranormal. El don más grande que podemos tener es el don de tener a Dios.

¿La pandemia alteró de alguna forma los fenómenos paranormales en el mundo?

La pandemia genera mucho miedo en la gente y eso provoca situaciones más cargadas de energía negativa. La gente está en sus casas y, por ejemplo, esa casa tiene fantasmas y al estar con miedo provoca una reacción negativa en ese fenómeno paranormal. Los espíritus reaccionan de acuerdo a lo que uno muestra. La preocupación de muchos dispara la energía negativa y tanta energía negativa podría generar fenómenos paranormales alimentados por esa negatividad. La pandemia activó el peor mal de la humanidad, el miedo.

Cristian Vílchez (izquierda) e Israel Barrantes (derecha) de Investigación ParanormalCR trajeron al país a Chris. Foto Eduardo Vega Arguijo.
Cristian Vílchez (izquierda) e Israel Barrantes (derecha) de Investigación ParanormalCR trajeron al país a Chris. Foto Eduardo Vega Arguijo.

¿Cuál es el principal problema que tenemos ante una situación paranormal?

El miedo. Cuando se tiene miedo, se niega la fe. Tener miedo es decir que Dios no es lo suficientemente fuerte, es decir, yo no estaré bien si muero. Yo sé que voy a morir y eso no me importa, de hecho voy a morir, lo importante no es pasar pensando en que voy a morir, lo importante es cómo viva con mi fe. Si usted vive con miedo, muere todos los días; si vive sin miedo, solo se muere una vez.

¿Qué es para usted el museo donde está Annabelle?

La gente debe entender que el museo no es un negocio, es una prisión en donde se protege a la gente de esas posesiones. Si una persona toca a Annabelle, puede crear una conexión energética muy negativa y eso es un problema, por eso la gente no puede entrar.

¿Puede sentir usted la actividad paranormal en algún lugar con solo estar ahí?

Sí. Soy muy sensible a esas energías. No uso mis dones muy seguido, solo cuando es necesario, no me siento muy a gusto usando mis dones.

McKinnell en esta foto con su abuelita, Lorraine Warren. Cortesía.
McKinnell en esta foto con su abuelita, Lorraine Warren. Cortesía.

¿Hay (en el museo) objetos más malditos y peligrosos que otros?

Hay un piano que está maldito y de vez en cuando se toca solo, pero no es un piano peligroso; además hay una piel de un tigre al cual un hombre poseía para cometer asesinatos. Entonces hubo gente que bendijo balas y se las disparó al tigre que murió y al mismo tiempo el hombre que lo poseía. Si usted la toca (la piel) podría estar en peligro, pero solo si la toca.

Uno de los objetos más peligroso en el museo es Annabelle, de hecho, es uno de los más peligrosos en el planeta, no digo que es el más peligroso porque hay otros igual de peligrosos.