Rocío Sandí.25 enero

La llegada del oncólogo Manuel Arce al hospital Enrique Baltodano, de Liberia, permitió que por primera vez en ese centro médico aplicaran quimioterapia a un paciente.

El histórico hecho se dio el 15 de enero anterior y todo salió muy bien, lo que abrió paso para que se sigan aplicando más tratamientos similares.

De momento hay capacidad para doce pacientes en tratamientos de quimioterapia. Foto: CCSS.
De momento hay capacidad para doce pacientes en tratamientos de quimioterapia. Foto: CCSS.

El médico vivía en Moravia, San José, pero decidió irse a hacer el servicio social de su especialidad a Liberia. Ya firmó para quedarse tres años en este centro hospitalario.

Mudarse significó un cambio tanto para él, como para su esposa y su hija, quienes lo acompañaron, pero la vocación que siente es más fuerte que cualquier otra cosa.

Arce ya lleva unos meses en Liberia y en ese tiempo ha hecho valoraciones y seguimientos a los pacientes con cáncer de la región, de esta manera ya muchos de ellos no tuvieron que viajar hasta el hospital México, como tenían que hacerlo antes.

Además, mejoró la atención ya que ahora se hacen sesiones y discusiones multidisciplinarias de casos clínicos.

El doctor Marvin Palma Lostalo, director general del hospital, dijo que la incorporación del médico especialista permite mejorar considerablemente el abordaje del cáncer en la región Chorotega.

El 15 de enero los médicos festejaron el importante avance. Foto: CCSS.
El 15 de enero los médicos festejaron el importante avance. Foto: CCSS.

Palma dijo que los esfuerzos para brindar la atención oncológica en la región se realiza desde hace algunos años.

Desde hace tres años se cuenta con una especialista en cirugía oncológica; además que se ha capacitado a todo un equipo como parte de los esfuerzos, lo que incluye personal de enfermería, farmacia, trabajo social, nutrición, entre otros.

Por el momento, el hospital empezó con una capacidad de 12 pacientes al mes que podrán recibir su tratamiento de quimioterapia. Además, en valoraciones y seguimiento se atendieron alrededor de 300 pacientes durante el 2020.

Palma informó que esto ha sido todo un trabajo institucional, pues se debió remodelar el espacio donde estos pacientes recibirán su atención, cuyo costo alcanzó los 80 millones de colones.