Por: Bryan Castillo.   9 septiembre
Los niños con edades entre los 5 y 6 años son los más vulnerables a ser atacados sexualmente. Foto con fines ilustrativos.

A pesar de que este domingo 9 de setiembre se celebra el Día del Niño y que todo debería de ser felicidad, hay una triste realidad que no puede esconderse y que afecta a decenas de pequeños en todo el país.

De acuerdo con el Hospital Nacional de Niños, actualmente reciben a más pequeños por abusos sexuales que por agresiones físicas, algo que consideran alarmante.

Cindi Mora, jefa del departamento de trabajo social del centro médico, explicó que las cuatro razones por las que más atendieron emergencias en el 2017 fueron, la negligencia de los padres con 669 casos, (el niño tuvo un accidente por descuido de los papás), lesiones emocionales con 665 (adultos los tratan mal), abusos sexuales con 69 y las agresiones físicas con 33 incidencias. Ese año valoraron en total 3.753 emergencias.

Mora aseguró que la cifra del 2017 podría mantenerse o en el peor de los casos aumentar para este año, ya que hasta junio se han presentado 1.031 casos diferentes.

“Se podría repetir el mismo orden de esas emergencias, lamentablemente la estadística sigue creciendo” detalló.

Agrega que durante la segunda mitad del año la cifra aumentaría debido a que se viene la época de vacaciones y la mayoría de los niños están en sus casas por lo que son más vulnerables a sufrir accidentes o a ser abusados.

La trabajadora social añadió que para determinar si hubo algún abuso o bien una violación, hacen exámenes médicos y además abordan al chiquito de manera psicológica para que pueda expresar lo que ocurrió.

“El hospital cuenta con un protocolo donde no solo es importante la valoración médica, sino también lo que otros profesionales en diferentes áreas puedan aportar y lo que niño nos pueda decir para tener una idea de lo que pasó”, detalló Mora.

Depravados buscan a los 5 y 6 años

Mora explicó que investigan a todos los niños; sin embargo, en la mayoría de los casos los abusos se dan en los pequeños que tienen entre 5 y 6 años

“Cuando hablamos de abuso con ellos se hace de una manera general, en esto podrían haber niños que sufren de tocamientos en sus partes íntimas o sufren otro tipo de abuso, por ejemplo, que les toman fotos o vídeos comprometedores”, añadió la especialista.

“Todo esto evidentemente provoca una lesión emocional que los va a afectar. Hay niños que luego de un acto así, dejan de comer, se sienten desganados, tienen cambios en su conducta, no duermen bien y hay otros que no presentan ninguna alteración visible, pero eso no quiere decir que eso no les afecte”, agregó.

Lo más indignante en estos casos es que, según la funcionaria, en la mayoría de los casos son familiares, como padrastros, abuelos, tíos, tías, primos, vecinos y hasta los papás.

“Son personas del núcleo intrafamiliar que tienen o se ganan la confianza de los padres y del niño para cometer el abuso. Muchas veces los padres no ser percatan de esto porque están en familia y no creen que algo así pueda ocurrir”, explicó Mora.

Aunque quienes comúnmente abusan de los menores son hombres, la trabajadora social indicó que también las mujeres cometen esta atrocidad.

“Con nuestra experiencia podemos decir que de diez casos, unos seis los sospechosos son hombres y 4 son mujeres. Siempre se ha dicho que son los varones los abusadores, pero también estamos viendo que las mujeres también cometen abusos”, precisó.

Como trabajadora social, Mora tiene algo muy claro: Cuando un niño dice que fue abusado, es verdad.

“El abusador lo que hace es amenazar a su víctima, le dice que si habla le va a hacer daño al papá o a la mamá, pero cuando el niño se cansa de esto y habla, hay que creerle porque los niños no mienten cuando son abusados y hay que entender que cuando ellos hablan es porque ya han pensando mucho tiempo en lo que ha pasado, así que hay que prestarle atención”, aseguró Mora.

En el 2017, el hospital de Niños atendió 3.753 emergencias. Foto: Gesline Anrango.
Datos alarmantes

Los datos del hospital de Niños son apenas una muestra pequeña de la dura realidad que viven muchos menores en ese centro médico.

La mayoría de los casos de abuso sexual no son atendidos en un hospital, sino que son abordados por el Patronato Nacional de la Infancia (Pani).

Datos proporcionados por el Pani mostraron que el año pasado, 2.816 pequeños fueron abusados sexualmente, es decir por día 7 menores fueron víctimas de algún depravado.

Estas cifras no se ven reflejadas en la cantidad de personas sentencias por cometer estos delitos.

De acuerdo con el Ministerio de Justicia y Paz, hasta este mes de setiembre hay 919 personas condenas por abusos sexuales contra personas menores de edad, 915 son hombres mientras que cuatro son mujeres.

Irene Lobo, sicóloga del Pani, lamentó que la mayoría de casos que atienden no terminen con personas sentencias.

“Hay factores propios que hacen que la víctima no quiera denunciar, por ejemplo, que haya recibido amenazas de quien la abusó o que no se sienta segura de decir quien fue por tratarse de algún familiar o de una persona cercana”, mencionó Lobo.

Tanto en el Hospital de Niños como en el Pani, recordaron la importancia de mantener una relación de confianza con los hijos para que en caso de ocurrir algún abuso, el menor tenga el respaldo de hablar con ellos.