Nacional

Tumor sacado a señora era como un embarazo de 11 bebés

Doña Sonia López esperó 8 años para dejar que los médicos la operaran

Sonia López, de 57 años, les huyó a los médicos del hospital México durante 8 años, pero tuvo que ir a buscarlos el jueves pasado, cuando llegó con un tumor de ovario que pesó 34 kilos y que formaba un círculo de 1,67 metros.

Vean si era grande que equivale a un embarazo de 11 bebés de 3 kilos cada uno. Ella supo de ese tumor hace 8 años, pero prefirió no operarse de una vez y el tiempo fue pasando.

Los médicos aseguraron que este tumor supera al más grande del mundo que se conoce y aparece en los récords Guinness, que pesaba 30 kilos.

En el servicio de Emergencias están acostumbrados a ver de todo, pero dicen que nunca habían tenido contacto con un paciente que esperara tanto y dejara crecer un tumor sin control al punto de que ponía en riesgo su vida.

Doña Sonia, quien es oriunda de Ciudad Quesada y vive en Tibás, había recibido el diagnóstico años atrás pero hasta este lunes no había aceptado operarse.

El cirujano Pablo Sibaja Álvarez explicó que al alcanzar tal tamaño el tumor se quedaba con gran parte de la sangre de la paciente y la ponía en riesgo de sufrir un infarto o daño cerebral.

Además, como empujaba los demás órganos del cuerpo hacia atrás no le permitía respirar ni caminar con normalidad debido a la presión que hacía.

A pesar del dolor que sentía, doña Sonia evitó al doctor hasta que un intestino tapado la hizo buscar ayuda.

Al momento de la consulta lo único que tenían claro los médicos era que esa enorme masa de tejidos y sangre debía sacarse de inmediato y la tarea no fue fácil.

A la señora no le podían hacer una resonancia magnética porque el abdomen no cabía por el aro del TAC, las radiografías no mostraban nada porque la masa hacía una sombra y su tamaño no permitía que el ultrasonido les diera una idea de por dónde entrar y cortar.

"El 80% del espacio en el abdomen estaba tomado por el tumor y dejaba poco espacio para los demás órganos que mantenían viva a la señora. Aplastaba principalmente los intestinos, el hígado y el diafragma", explicó el cirujano.

El viernes de la semana pasada los médicos se reunieron para analizar el caso y revisar cuál sería la mejor manera de operar sin poner en riesgo la vida de la señora. El lunes se pusieron manos a la obra con la ayuda de seis especialistas.

El equipo lo formaron dos anestesiólogos, dos cirujanos de cabecera, un asistente instrumentista y un asistente de quirófano. Todos trabajaron cuidadosamente durante dos horas y media para sacar entero el tumor. Si se rompía la bolsa había riesgo de que se contaminaran otros órganos.

Se la jugó

La señora no fue víctima de las listas de espera, como se podría pensar. Ella confirmó este miércoles en una conferencia de prensa que retrasó la operación por "motivos personales".

Doña Sonia aseguró que debió atender asuntos familiares antes de preocuparse de su salud y ahora siente que pronto va a recuperar su vida normal.

"Es como haber nacido de nuevo. El organismo totalmente se descompresionó y se vuelve como a la realidad. Estoy en el proceso de recuperación, los doctores me explicaron que lleva tiempo pero de como me siento ahora a como me sentía antes, es como viajar del Sol a la Tierra" dijo.

Doña Sonia dice que lo que le pudo haber salvado la vida es que el tumor es posiblemente benigno; sin embargo, deben hacerle una biopsia para confirmarlo o descartarlo.

Bella Flor Calderón

Bella Flor Calderón

Comunicadora