Bryan Castillo.14 marzo
David se mostró orgulloso al conseguir su título. Foto: TEC.
David se mostró orgulloso al conseguir su título. Foto: TEC.

David Campos se convirtió en el primer ingeniero no vidente que se gradúa en el país.

El logró culminó el viernes anterior, después de cursar durante 6 años, la carrera de ingeniería en computación en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC). El nos comentó que al principio viajaba todos los días de San Ramón de la Alajuela hasta La Vieja Metrópoli, pero que luego logró acomodarse puras tejas.

Campos habló con La Teja sobre su logro y fue incapaz de ocultar su felicidad por alcanzar un sueño que tenía desde pequeño.

-Cuéntenos sobre su ceguera

–Prácticamente soy ciego de nacimiento, ya que como a los 18 meses perdí la vista.

–A pesar de esto usted es el primer no vidente que se gradúa de una ingeniería, ¿cómo se siente ante semejante logro?

–Me siento muy contento porque alcancé esta meta, aunque tuve que esforzarme mucho. Otra cosa que me deja satisfecho es que siento que abrí un camino para que otras personas con discapacidad se puedan arriesgar a estudiar.

–¿Qué fue lo más complicado que le tocó vivir durante la carrera?

–Siento que fue el acceso a la información en el área de matemáticas, a pesar de que estuvo complicado lo pude lograr.

–¿Los profesores y compañeros cómo se portaron con usted?

–Muy bien, recibí mucho apoyo de todas las personas que me rodearon.

–¿Qué lo motivó a estudiar esa carrera?

–Mi primer contacto con una computadora fue cuando tenía como 10 años y como siempre he sido curioso, me puse a investigar, pero cuando estaba en el colegio me interesó más estudiar esto.

–¿Por su discapacidad recibió en algún tipo de bullying?

–No y si lo hicieron no lo recuerdo. La gente se ha portado bien conmigo.

–¿En qué viajaba para ir a la universidad?

–Al principio iba de San Ramón a Cartago en bus y solo, por lo que fue muy complicado.

–¿En alguno de esos viajes se quedó perdido?

–Sí claro, al inicio como no me sabía bien las rutas me perdía a cada rato, pero no me daba miedo porque estaba acostumbrado.

–¿Cómo hacía para estudiar?

–Yo uso una computadora común y corriente, lo que la hace diferente es una aplicación que traspasa el material a audios y así lo puedo estudiar luego. Prácticamente esa computadora ha sido como mi tercer brazo.

Don Rodrigo Campos, papá de David dijo estar feliz por su hijo. Foto: TEC.
Don Rodrigo Campos, papá de David dijo estar feliz por su hijo. Foto: TEC.

–¿Piensa seguir estudiando?

–Sí, pero más adelante, tal vez con una maestría o algún doctorado. De momento estoy enfocado en seguir trabajando en el TEC en los proyectos de desarrollo para personas con discapacidad.

–¿En qué proyecto está trabajando ahora?

–En uno que precisamente servirá para ayudar a las personas ciegas para que lo que ellos quieren proyectar a las personas videntes se haga de manera más fácil, como por ejemplo, en los trabajos o tareas que estén relacionados con las matemáticas.

–Finalmente ¿Cuál es el mensaje que un luchador como usted le puede dar a los costarricenses?

–El mensaje que yo les doy es que se atrevan a estudiar cualquier carrera sin importar lo difícil que sea porque ahora y gracias a la tecnología hay muchas posibilidades para poder hacerlo.