Eduardo Vega.24 febrero

Kalett Cuadra Ávila, el niño policía, tuvo una fiesta de cumpleaños soñada al lado de sus amiguitos, de Museíto y Museíta, de mapaches humanos, y por supuesto con queque, jugos, galleticas, bombas y mucha alegría, sin duda será un día que nunca olvidará.

Este sábado, desde las nueve de la mañana la Municipalidad de San José, el Club de Leones de Coronado, el Museo de los Niños y las cafeterías El Tostador estaban esperando a Kalett para celebrarle como se merece.

La fiesta de cumpleaños puso demasiado contento a Kalett. Foto Agencia Ojo por Ojo.
La fiesta de cumpleaños puso demasiado contento a Kalett. Foto Agencia Ojo por Ojo.

Para Kalett fue un día mágico, un cumpleaños especial y muy lleno de cosas nuevas; conoció desde a la verdadera Dory, la azulada pecesita cirujano a la que todo se le olvida de las películas “Buscando a Nemo” y “Buscando a Dory”, gracias al recorrido que realizó en las peceras del museo.

De hecho, esa fue de las partes más tiernas de la visita, cuando vio a Dory y le preguntó: “¿y dónde esta Nemo?” A lo que Orlando Mora, del Museo de los Niños, quien se encargó de empujar la silla de ruedas de Kalett, le respondió: “Nemo anda perdido, por eso no lo vemos”.

Kalett disfrutó de lo lindo viendo los peces. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo
Kalett disfrutó de lo lindo viendo los peces. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo

La fiesta se llenó de rugidos y dientotes, cuando Kalett llegó donde los mamulones prehistóricos, fue así como también pudo compartir y conocer sobre el depredador más temido de la era jurásica: el tiranoaurio Rex; ahí sí que se sorprendió nuestro policial amiguito que no paraba de verlos, así como al amigable triceratops.

Orlando Mora, fue siempre el guía de Kalett en el Museo de los Niños, en la foto cuando el
Orlando Mora, fue siempre el guía de Kalett en el Museo de los Niños, en la foto cuando el "policía" conoció al tiranosaurio Rex. Foto Agencia Ojo por Ojo.
Todo corazón

Le preguntamos a nuestro amiguito por qué le dicen el niño policía y su respuesta mostró la bondad de su corazón.

“Me gusta porque puedo salvar a las personas, puedo ayudar a todos. Me encantaría ser Policía Municipal de San José, cuando me pongo el uniforme que tengo me siento como un policía de verdad y estoy seguro que algún día voy a poder trabajar con mis amigos municipales. Dios los bendiga y muchas gracias por esta fiesta tan linda que han hecho para mí, un beso grande, grande”, respondió Kalett.

Esta familia es vecina del barrio Corazón de Jesús de Aserrí; sin embargo, eso no impidió que el Club de Leones de Coronado se uniera en la ayuda.

“Es la esencia de nuestra misión como organización, ayudar a que las personas tengan más y mejores oportunidades, así como una mejor calidad de vida. Las risas de Kalett hoy valen cualquier esfuerzo, al menos le cambiamos un día de su vida por alegría pura”, explicaron Kattia Mora y Franciny Pereira, presidenta y secretaria, respectivamente, del Club de Leones coronadeño.

Un montón de amiguitos de este guerrero, llegaron a compartir la fiesta de cumpleaños y el dejaron muchos, pero muchos, regalos. Foto Agencia Ojo por Ojo.
Un montón de amiguitos de este guerrero, llegaron a compartir la fiesta de cumpleaños y el dejaron muchos, pero muchos, regalos. Foto Agencia Ojo por Ojo.

Doña Rommy Ávila Gómez, la mamá del valiente niño, nos contó que su hijo siempre ha querido ser policía, desde antes de que le diagnosticaran tumores en el cerebro (craneofaringioma), por eso ha sido operado tres veces, además, la enfermedad le está afectando la visión y le provocó gordura mórbida, entre otros males.

Dura enfermedad

Este luchador se mantiene en tratamiento en el Hospital Nacional de Niños, pese a todo, está convencido que logrará cumplir su sueño; va por muy buen camino porque ya es miembro de la Policía Infantil de la muni josefina, hasta estuvo con su uniforme de policía en la inauguración del Festival de la Luz del año pasado.

“Él es muy valiente, siempre está con una sonrisa y no se queja de nada. A mí me encanta verlo ilusionado con su deseo de ser policía y le agradezco demasiado a la gente que me lo quiera y que le celebren su cumpleaños, lo veo demasiado contento, disfrutando cada detalle. Yo también estoy muy feliz con tantas muestras de cariño”, comentó doña Rommy.

Kalett siempre ha sabido que lo suyo es ser Policía Municipal, por eso hasta tiene su uniformito. Cortesía.
Kalett siempre ha sabido que lo suyo es ser Policía Municipal, por eso hasta tiene su uniformito. Cortesía.
Craneofaringioma. Es un tumor que se encuentra en el cerebro, generalmente crecen y hacen presión contra distintas partes del cerebro, nervios ópticos y espacios llenos de líquido alrededor del cerebro incluyendo el hipotálamo y la glándula pituitaria. Los craneofaringiomas infantiles son poco frecuentes, ya que ocurren en solo dos o tres niños por millón. El diagnóstico se da con mayor frecuencia entre los 5 y los 14 años de edad. Tanto los niños como las niñas tienen las mismas probabilidades de desarrollar un craneofaringioma.

El pequeño policía municipal debido a las complicaciones de salud que ha tenido en los últimos años, se mantiene estudiando duro para pasar el primero de escuela y le agradece con todo su corazón, al igual que su mamá, a las maestras de la escuela del Sagrado Corazón de Aserrí, que llegan a la casa a darle clases para que esté al día y pueda cumplir con sus exámenes.