Bryan Castillo.18 septiembre
Cerca de dos mil cirugías también se perdieron. Foto: Archivo.
Cerca de dos mil cirugías también se perdieron. Foto: Archivo.

En lo que va del 2019, la Caja Costarricense de Seguro Social reporta que se han perdido 742.062 citas.

De ese total, solo se pudieron reprogramar 325.726, es decir, se desaprovecharon 416.336 atenciones.

Cabe decir que 82.872 de esas citas se perdieron por la huelga de empleados de la Caja que duró ocho días y finalizó el 12 de agosto.

Además, cerca de dos mil cirugías no se realizaron ya que los pacientes no se presentaron y porque algunos de los asegurados no cumplieron con los requisitos, como no desayunar, no tomar medicamentos como la aspirina y mantener su presión arterial controlada.

Esto provoca que muchos no consigan espacios para ser atendidos.

Para evitar eso, el ministro de Salud, Daniel Salas, recordó que la cancelación de las citas se puede hacer a través de la aplicación Edus o en forma presencial en los Ebáis.

“Así como hay un derecho a la salud, los usuarios también tienen deberes y justamente esa pérdida de citas hace que se afecte el plan de atención”, destacó Salas.

La defensora de los Habitantes, Catalina Crespo, comentó que esperan mayor conciencia de las personas para evitar que se desperdicie este servicio esencial.

Campaña para actualizar datos

Además, Salas comentó que entre este lunes 23 y viernes 27 de setiembre harán una campaña de actualización de datos.

La información que solicitarán es el número de teléfono, correo electrónico (en caso de tengan), la dirección de la casa, nombre de familiares directos y un contacto adicional.

En caso de que alguno quiera hacer el trámite de forma presencial, lo único que deberá presentar es la cédula de identidad.

Esta información también se puede cambiar por medio de la aplicación Edus o en el Ebáis donde son atendidos.

La intención es recordarle a los pacientes la programación de la cita y que de esta manera la aprovechen; sin embargo, la medida también está enfocada en localizar a personas para que en caso de que otra no pueda, esta aproveche la atención.