Junta Directiva de la Caja analiza tres propuestas ante estado crítico del régimen de IVM

Por: Shirley Sandí 5 septiembre

Es muy probable que la edad con la que planeaba jubilarse y el monto que recibirá de pensión del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) cambien próximamente y no precisamente para favorecerlo.

La edad para pensionarse cada vez está más lejana y con menos platica a la vista.

La junta directiva de la Caja Costarricense del Seguro Social aprobará cambios importantes en este régimen en noviembre próximo para intentar que no se hunda como el Titanic.

Como es sabido, este régimen tendrá problemas financieros en los próximos años si no se hacen ajustes porque la plata que cotizan los trabajadores actuales no alcanzará.

“En un seguro de pensiones como el nuestro, los pensionados actuales se financian con el aporte de las personas trabajadoras, por tanto los cambios que se den en la sociedad van a afectar al seguro.

“Dentro de los principales cambios demográficos que hemos venido experimentando está que el número de hijos por familia ha ido disminuyendo en las ultimas décadas, con lo cual a futuro habrá menos cotizantes para sostener a un número cada vez mayor de pensionados que van a vivir más tiempo dado el aumento en la esperanza de vida.

“Esto obliga a ajustar las condiciones de los sistemas de pensiones”, explicó Olger Pérez, actuario de la gerencia de pensiones.

Propuestas

Para ello, la gerencia de Pensiones planteó tres propuestas, explicó Pérez.

En el plan 1 se elimina el retiro anticipado, se unifica la edad de retiro entre hombres y mujeres, pero el monto de pensión que se recibiría queda como en la actualidad.

Esto significa que las personas solo podrían jubilarse a los 65 años.

3 propuestas plantean cambios en las pensiones de los ticos

Actualmente, las mujeres se pueden pensionar a los 59 años y 11 meses, con 450 cuotas; mientras que los hombres, a los 61 años y 11 meses, con 462 cuotas.

La CCSS hará cambios fuertes en materia de pensiones próximamente.

En las otras dos propuestas se acorta la posibilidad de optar por una pensión adelantada, sí habrá diferencia de edades entre hombres y mujeres y el monto de pensión que recibirá será menor.

Por ejemplo, en la propuesta 2 la edad de los hombres quedaría en 64 años y la de las mujeres en 62. En la propuesta 3 los hombres se pensionarían a los 65 y las mujeres a los 63.

Sobre el monto de la pensión, en la actulidad se estima que un jubilado recibe entre un 52% y un 43% de los últimos salarios. Con los cambios bajaría hasta un 40% en la propuesta 2 y 45% con la tres.

La cantidad de cuotas que en la actualidad son requisito para pensionarse se mantiene en las tres propuestas, que es un mínimo de 300.

Para Pérez, todas las propuestas generan resultados similares en la parte financiera para el fondo.

Si no se hacen cambios, la reserva del régimen de IVM se acabará en el año 2037, pero si se hacen estas modificaciones se le dará un aire para que alcance hasta el 2050 o 2053.

La Teja conversó con Mario Devandas, representante de los trabajadores en la junta directiva de la Caja, para que nos explique qué va a pasar ahora.

-¿Cómo puede calificar estas propuestas?

Estas propuestas afectan a los trabajadores, no a los empleadores.

La propuesta 1 es la menos drástica porque solo afecta la edad de retiro, aunque afecta más a las mujeres.

Las otras tocan el promedio de salarios que definirá la pensión. Actualmente se calcula sobre los últimos 240 salarios y se está proponiendo que se calcule sobre todos los salarios de la vida laboral, lo que baja el monto de la pensión. La reducción dependerá de cada asegurado, puede andar en un 3% o 4%.

Lo que se propone es reducir beneficios. No permitir la pensión adelantada, que es cuando las personas teniendo las cuotas, pero no la edad podían pensionarse.

-¿Qué sigue ahora?

La junta directiva de la Caja aprobó que la gerencia de Pensiones abriera un proceso de conversaciones con los trabajadores para ver si se puede llegar a algún acuerdo. En ese proceso estamos. Tuvimos una reunión con 160 representantes de múltiples organizaciones y tenemos más planeadas, donde la gerencia de Pensiones expone las propuestas.

Ahora las organizaciones están conversando para ver si pueden llegar a una propuesta unitaria y presentarla.

También se está buscando llevar una propuesta a la Asamblea Legislativa para buscar ingresos frescos, que no solo provengan de la parte del trabajador.

Si alguna persona quiere enviar sus inquietudes o propuestas puede escribirme a madebre01@gmail.com

La junta directiva de la CCSS recibirá la propuesta final en noviembre. Foto: Rafael Pacheco

-¿Aumentará la cantidad de plata que aporta al régimen cada trabajador?

Se mantiene la decisión de aumentar cada tres años el aporte en un 0,25%. Las propuestas 2 y 3 dicen que estos incrementos seguirán hasta el 2047.

-¿Cuándo debe tomar la junta directiva una decisión sobre esto?

La última semana de noviembre la gerencia de Pensiones debe decir a qué ruta llegó luego de las conversaciones. Ahí inicia la discusión en junta, dependiendo de lo complejo de las propuestas, la junta tomará en su momento la decisión.

Hay conciencia de que con la crisis de la pandemia es doloroso tomar una decisión que afecte los beneficios de la gente, es como echar sal en la herida. Pero no se puede permitir que el régimen del IVM quiebre.

Los afectados

Una vez que la junta directiva de la Caja defina cuál de los tres planes adoptará, si tomará parte de uno y de otro, o si hace cambios luego de las observaciones de los sindicatos, cooperativistas y demás grupos, se debe dar un plazo de 18 meses para que la reforma entre en vigencia.

Se aclaró que no se verán afectados a los pensionados actuales.

La propuesta 3 también plantea que se aplique solo a los que tienen en ese momento una edad menor a 57 años.

Algunos sindicatos también están proponiendo que se mantenga el derecho a adelantar la pensión a quienes les faltan cinco años para jubilarse.

Pero todo esto se definirá hasta que se apruebe el texto final.

El IVM posee 1,4 millones de trabajadores cotizantes. La gerencia de Pensiones de la Caja estima, hasta el momento, una pérdida de 100.000 contribuyentes como consecuencia de la crisis generada por la covid-19