Marcelo Poltronieri.13 junio

Rusia da hoy el banderazo de salida de su Copa del Mundo, pero, aunque usted no lo crea, en Costa Rica llevamos ocho años de ventaja.

Hay un barrio herediano donde empezaron a celebrar este Mundial en el 2010, apenas se supo cuál sería el país organizador.

Hablamos de La Rusia, que tiene una parte en San Antonio de Belén y la otra en San Joaquín de Flores. Es un barrio de gente tuanis, trabajadora y puras tejas.

La entrada a la Rusia está en paralelo a la General Cañas, como quien viene del Real Cariari. Fotos Melissa Fernández
La entrada a la Rusia está en paralelo a la General Cañas, como quien viene del Real Cariari. Fotos Melissa Fernández

Cuando la FIFA anunció la nueva sede mundialista fue como si hubiera dicho el nombre de este pueblo. La comunidad festejó porque el barriecito iba a ser famoso.

Así lo recuerda doña Marlene González, quien vive allí.

"La gente gozaba con que el Mundial iba a ser aquí y hasta venían a tomarse fotos", comentó ayer, cuando fuimos a darnos una vuelta para ver cómo estaba el ambiente previo a la inauguración del torneo.

Grace Montoya, Hilda Araya, Olga Solano, María Ortega, Noamy Navarro, Lucila Vargas, Hilda Vargas, Marlene González, Yancy Jiménez y Joshua Jara y Sheyla Jiménez se apuntaron al vacilón mundialista. Fotos Melissa Fernández
Grace Montoya, Hilda Araya, Olga Solano, María Ortega, Noamy Navarro, Lucila Vargas, Hilda Vargas, Marlene González, Yancy Jiménez y Joshua Jara y Sheyla Jiménez se apuntaron al vacilón mundialista. Fotos Melissa Fernández

Y de veras que el ambiente está animado. Una vecina aprovechó la ocasión para comprar banderitas de los 32 países participantes y las pegó en el portón de la casa. El detalle le quedó bonito. Es como si hubieran trasplantado un pedacito de aquel enorme país donde nuestra Sele debutará el domingo contra Serbia.

“Las banderitas las compré hace como tres días, me costaron como tres mil quinientos colones y las conseguí en una librería”, contó doña Hilda Vargas, la dueña de la casa adornada.

Marlene González es una de las orgullosas habitantes de La Rusia. Fotos Melissa Fernández
Marlene González es una de las orgullosas habitantes de La Rusia. Fotos Melissa Fernández
"Para nosotros es un orgullo porque sentimos que nuestro pueblo es Mundial", Marlene González.

En La Rusia están tan felices y entusiasmados con la inauguración que apenas se dieron cuenta de que La Teja andaba recorriendo el barrio salieron a hacer pelota. Nadie se hizo el ruso.

En La Rusia solo hace falta que haga frío para que parezca ambiente de Mundial. Fotos Melissa Fernández
En La Rusia solo hace falta que haga frío para que parezca ambiente de Mundial. Fotos Melissa Fernández

A la hora de la hora, o sea, cuando empezamos a preguntar a cuál selección apoyan dijeron que a la de Costa Rica, pero como el corazoncito jala aseguraron tener segundo equipo (por aquello) y que se trata, cómo no, de Rusia.

"Aquí la gente está muy entusiasmada, este pueblo es muy fiestero",nos contó doña Lucila Vargas, una señora de 83 años que siempre ha vivido ahí.

Es tanta la fidelidad del barrio que ya hicieron un juramento. Si la selección rusia queda campeona el 15 de julio mandarán a fabricar una copa de cartón para armar una señora fiesta.

Como el pueblo es tan pequeñito y unido ya muchos vecinos están organizados para ver el primer partido de la Sele en pelota aunque sea necesario madrugar.

Se quedó rusa

El barrio tiene una particularidad y es que lo quisieron hacer tico, pero no se dejó.

La Rusia es el nombre que tiene desde hace muchísimos años, pero se lo cambiaron por Cristo Rey. Lo que pasa es que nadie se acostumbró.

Los vecinos nos contaron que si piden un taxi a "Cristo Rey" no llega. Corren el riesgo de que el chofer agarre para el Cristo Rey de San José. Deben pedir que les llegue a La Rusia y así nadie se pierde.

Es tanto el arraigo con el nombre que el rótulo que pusieron en la entrada del lugar dice La Rusia.

Daniel González explica que "la torta" se la jaló el MOPT porque cuando pusieron el letrero, en la calle paralela a la pista General Cañas, el barrio ya se llamaba Cristo Rey.

Sin embargo, cuando los vecinos del pueblo se dieron cuenta de que el rótulo mantenía el nombre de siempre más bien se alegraron.

Ahora, ¿por qué le pusieron La Rusia a un barrio a miles de miles de kilómetros de la tierra del vodka, los zares y de la plaza Roja?

La respuesta nos la dio doña Lucila.

Dice que en ese lugar la gente era antes muy pleitera y a cada rato se agarraba hasta con machete. Eran los tiempos de la Guerra Fría, es decir, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética pasaban agarrados del moño (al menos de palabra) y a alguien le pareció acertado ponerle al barrio el nombre de la tierra de "los malos de la película", o sea, los rusos.

Hilda Vargas no cambia La Rusia por nada del mundo. Fotos Melissa Fernández
Hilda Vargas no cambia La Rusia por nada del mundo. Fotos Melissa Fernández
"En este Mundial voy a ir con Costa Rica y con Rusia porque así se llama mi pueblo", Hilda Vargas.

Con lo que nadie contaba era que el nombre le daría mala fama al pueblo y a alguna gente le daba miedillo entrar. Fue por esa razón que pensaron en ponerle Cristo Rey, que suena inofensivo.

Según los vecinos, el pueblo es muy pero muy unido. Fotos Melissa Fernández
Según los vecinos, el pueblo es muy pero muy unido. Fotos Melissa Fernández

La salvada es que, aun llamándose La Rusia, el barrio cambió bastante. La gente ya no pelea y se ha venido desarrollando mucho gracias a la ayuda de la municipalidad de Belén y de la empresa privada.

Por ejemplo, actualmente cuenta con una iglesia y dos parques, uno de zonas verdes y otro de recreación para los más chiquitines.

Además están construyendo una capilla de velación y solo falta la plaza para que en serio parezca una sede mundialista.

350 personas, aproximadamente, las que viven en La Rusia.

"Es un lugar al que le han venido haciendo inversiones importantes, por ejemplo, gracias a la Municipalidad de Belén, la de Heredia y la empresa privada pudimos hacer un puente nuevo. El costo rondó los 420 millones de colones", comentó Manuel Alvarado, de la Municipalidad de Belén.

Para llegar al barrio mundialista hay que agarrar un bus San José-Belén y bajarse en el Real Cariari, desde donde se puede caminar o agarrar un taxi hacia el norte en la paralela a la General Cañas.