Franklin Arroyo.26 junio, 2019

Don Eduardo Cabrera estiró la platica de la promo diaria de La Teja hasta más no poder, en tiempos en que la economía está bien difícil el premio le cayó como del cielo.

A las puertas de que entre el impuesto al valor agregado (IVA) y se encarezca más la vida, don Eduardo le sacó el máximo provecho a los ¢400 mil que se ganó con La Teja y con Ópticas Visión en abril y cuenta que aún tiene productos del montón de comida que compró con la tarjeta de regalo.

Don Eduardo no cambia La Teja por nada, pues el ha regalado platica. Cortesía: Eduardo Cabrera.
Don Eduardo no cambia La Teja por nada, pues el ha regalado platica. Cortesía: Eduardo Cabrera.

Don Eduardo se ganó dos tejitas en una tarjeta de regalo y otras dos tejitas en mercancía en Ópticas Visión.

“Compramos comida como por dos meses, aún tenemos algo del aceite y de azúcar que habíamos comprado. Nadie le regala a uno como ustedes”, dijo don Eduardo, ganador en el mes de abril.

Contó que aparte de comida, pudo comprar algunos materiales que le hacían falta a la casa y con lo de Ópticas Visión ayudó a su mamá.

“Le compré unos anteojos de contacto para que siguiera leyendo La Teja y otras cosas. Un día de estos estaba toda afligida porque no pudimos comprar La Teja y a ella le gusta verla.

"Es que la situación está difícil. Yo he salido a ver como encuentro un ingreso extra porque no alcanza y no hay forma”, añadió.

Dijo que en el barrio ya saben que él suele activar códigos y algunos le llevan periódicos y le dicen que lo actíve a su nombre y que si gana le regale los anteojos.

“A veces he activado cuatro”, aseguró.

Otro ganador que está contentísimo es Benjamín Díaz, quien ha ganado dos veces, pero con once años de diferencia.

“Esos regalos son una bendición, usted va a Pali, Megasuper o donde quiera y llena el carrito”, Eduardo Cabrera, ganador.

Esta vez se ganó ¢300 mil y compró comedera y algunas cositas para la bicimoto con la que anda.

“Cuando rifan las motos compro hasta cuatro periódicos porque quiero ganarme una”, dijo don Benjamín.

Don Benjamín dijo que nadie regala nada hoy en día y que lo que hace la Teja, ayudar a la gente, es de resaltar.

“Yo le digo a la gente que es una bendición”.

¿Usted que está esperando para activar el código que está en la portada? Hay dos vías para hacerlo: llamando al 2247-3111 o ingresando a la página www.lateja.cr. ¡Suerte!