Bryan Castillo.10 octubre
Los trabajos iniciarán el próximo mes. Foto: Diana Méndez.
Los trabajos iniciarán el próximo mes. Foto: Diana Méndez.

Erwen Masís, jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana, criticó a las autoridades de la Universidad Nacional (UNA) por gastar ¢8.700 millones en la construcción de una plaza y de otras obras.

Es por esta razón que citará al rector de esa casa de estudios, Alberto Salom, a ir ante la Comisión de Educación de la Asamblea Legislativa para que explique por qué dedicar tal cantidad de plata a unas obras mientras el país pasa por una estrechez económica.

“Esto es como en una casa, si hay plata se come atún, pero si no entonces se come salchichón. En este momento no estamos para este tipo de lujos”, afirmó el socialcristiano en referencia al plan millonario de la UNA.

“Estamos de acuerdo con que ellos (la UNA) tienen su propio presupuesto, pero esto se ve mal y más cuando en el Ministerio de Hacienda nos dicen que no tienen plata para pagar los aguinaldos y en la universidad salen con esto”, comentó el diputado Masís.

En opinión del legislador, la inversión que ya hizo la U no era necesaria. La UNA podría seguir funcionando sin la plaza restaurada o las construcciones que levantará. Pero en la UNA piensan de otra forma.

“Es desagradable y me parece que no están ubicados, no estamos para gastar. Ya lo hemos dicho muchas veces, se lo hemos dicho a la gente pero, repito, nos salen con estas cosas en un momento en el que el país está en crisis”, aseguró.

Este viernes se definirá la fecha para citar a Salom.

En febrero anterior, la UNA inauguró residencias estudiantiles en el campus de Pérez Zeledón. Foto: Cortesía.
En febrero anterior, la UNA inauguró residencias estudiantiles en el campus de Pérez Zeledón. Foto: Cortesía.
La obra continuará

La millonaria obra consta de dos partes y ambas estarán en el campus central, en Heredia.

La parte “A” contará con la remodelación de la plaza de la Diversidad, donde los estudiantes se reúnen, además se hará un espacio para actividades culturales; en la parte subterránea habrá un museo, bodegas, una casa estudiantil y una cafetería; en el sector “B” construirán oficinas, una soda y un parqueo.

Salom dijo a La Teja que la construcción empezará en noviembre de este año y estará terminada en 20 meses.

“Un país en crisis no puede paralizar todas las inversiones y si lo hace sencillamente cae en una crisis todavía peor. Nosotros tenemos recursos, por decirlo de alguna manera, ahorrados planificando esta obra y coincide en este momento. No creemos estar cometiendo ningún daño contra el país porque estamos invirtiendo sanamente”, dijo el rector.

Al cuestionarle si era el momento correcto para hacer la inversión, opinó que sí pues tienen que procurar dar un buen servicio a pesar de las dificultades económicas del país.

“No podemos detenernos (por las críticas) porque la obra ya está adjudicada, si lo hacemos nos meten una demanda, entonces los recursos de inversión se nos van por los daños provocados que le tendríamos que pagar a la empresa”, detalló.

Salom explicó que seguirán gastando más dinero, en total serán $35 millones (aproximadamente ¢18 mil millones). Esa es la suma de los trabajos antes detallados y otros que harán en las demás sedes de la UNA.