Yenci Aguilar Arroyo.23 febrero
Hazel Borbón.
Hazel Borbón.
“La gente se debe informar y dejar de lado la religión”

Hazel Borbón, máster en Enfermería Ginecológica, Obstétrica y Perinatal de la UCR, está a favor del aborto terapeútico.

–¿Qué es el aborto terapéutico?

Primero hay que denominarlo como aborto impune. Está en el artículo 121 del Código Penal y se aplica cuando la salud de la madre presenta un riesgo y podría hasta morir. La parte del riesgo de la salud deja de lado aspectos como la salud mental, que para nosotros los profesionales en salud debe ser tan importante como el riesgo biológico.

–¿Apoya la creación y aplicación de la norma del aborto terapeútico?

Como profesional estoy totalmente a favor. Este no es un tema en el que haya o no que estar a favor. Según la Ley General de Salud, en el artículo 2, al ministerio de Salud le corresponde normar. La norma ya está en construcción y va a salir próximamente, es importantísima y traerá aportes y conceptos importantes de en qué momento hacerlo, cuándo no y cuál va a ser el procedimiento para hacerlo.

Algunas personas se oponen a la aplicación de la norma argumentando motivos religiosos e ideológicos. ¿Qué opina?

La información traerá la solución, que tengan el conocimiento y lo pongan encima de la religión.

¿Cuáles son sus expectativas sobre la puesta en marcha de la norma?

El ministro de Salud, Daniel Salas, dijo a la prensa que podría salir en julio o agosto. Espero que tenga apertura en el tema de salud mental y otras condiciones, especialmente gravedad y no solamente muerte, espero que queden claros los términos de la norma, los plazos, los responsables, cómo se manejará.

¿Cuándo cree que se podría aplicar la norma?

La norma debe estar apegada a la ley, no puede contemplar algo que no esté en la ley. Eso llevará un proceso de capacitación y sensibilización. Este tema no se imparte en las universidades. Muchos profesionales de la salud no tienen conocimiento del tema.

Janice Sandí.
Janice Sandí.
“Se puede abrir una puerta hacia un aborto libre”

Janice Sandí, miembro de la Comisión Nacional de Bioética de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, está en contra del aborto terapeútico.

–¿Qué es el aborto terapeútico?

El término está mal utilizado, es confuso. El artículo 121 del Código Penal habla del aborto no punible.

¿Apoya la creación y aplicación de la norma del aborto terapeútico?

El cuerpo médico ha aplicado el artículo 121 por décadas sin necesidad de una norma. La aplicación del artículo debe darse estrictamente bajo criterio científico y médico de un equipo profesional que valore la situación de la mujer y que considere las posibilidades terapeúticas antes de llegar a tener que acabar con la vida del embrión.

¿Cómo podría pedir ayuda una mujer cuyo embarazo supone un riesgo para su vida?

Lo primero y más importante es dignificar la vida. El embrión es persona. Y desde esa perspectiva, la madre y el hijo deben protegerse. En una situación clínica crítica, es un equipo de profesionales médicos los que deben llevar el caso y utilizar todas las herramientas para protegerlos.

Algunas personas se oponen a la aplicación de la norma argumentando motivos religiosos e ideológicos. ¿Qué opina de esa afirmación?

La norma fue una imposición de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ante dos casos. No podemos hablar de estar a favor o en contra de una norma, cuando se está construyendo. El Colegio de Médicos y Cirujanos ha sido claro en decir que no se necesita una norma para aplicar el artículo 121. Y existe un riesgo de que se abra una puerta hacia un aborto discriminado y libre utilizando una interpretación inexistente de un concepto de salud.

¿Cuál es el portillo que se podría abrir con la norma?

Es abrir una puerta, de tal forma que una mujer llegue y diga tengo afectada mi salud y yo necesito que me hagan un aborto. Eso va a poner en grave riesgo a posterior la salud reproductiva de esa mujer.