Eduardo Vega.15 septiembre

La patria está de fiesta porque este 15 de setiembre se celebran los 197 años de Independencia y para doña Libertad Camacho Lara el festejo es doble porque este mismo día apaga su velita número 72.

Precisamente por eso tiene ese bello nombre, como ella lo destaca con orgullo, porque nació un 15 de setiembre de 1946.

Vino al mundo en el puritico corazón de Quepos y su papá, don Ernesto Camacho, un liberacionista que incluso peleó en 1948 al lado de las tropas de José Figueres Ferrer, fue quien decidió ponerle Libertad, en honor al día en que nació.

Doña Libertad es educadora pensionada y con mucho orgullo siempre le dice su nombre a todo el mundo. Foto Albert Marín.
Doña Libertad es educadora pensionada y con mucho orgullo siempre le dice su nombre a todo el mundo. Foto Albert Marín.

De hecho, don Ernesto deseaba que su hija naciera ese 15 de setiembre, pero casi se le escapa el deseo porque estuvo a 15 minutos de venir la mundo el 16.

El nacimiento fue en su casa de habitación y su mamá, doña Rosa Lara, recibió la ayuda de una partera, algo muy normal en la Costa Rica de la década de los 40′, incluso la de los 50′ y 60′.

Doña Libertad recuerda que tuvo una muy linda infancia en Quepos, rodeada de grandes fincas y charrales, donde chiroteaba de lo lindo. Además, por supuesto, del mar del Pacífico, que fue una parte muy linda de su infancia.

Libertad entre broncas

En 1946 se fundó el partido Social Demócrata, el presidente era don Teodoro Picado, quien asumió el 8 de mayo de 1944 y dejó el cargo cuatro años después. La carretera Interamericana estaba a medio palo y apareció la figura de Otilio Ulate, quien era dueño del periódico Diario de Costa Rica.

En ese mismo año el país comenzó a hablar de la urgencia de un Tribunal Electoral porque en cada elección había demasiado chorizo. La campaña electoral de 1946 tuvo muchas broncas políticas, tanto así que el 2 de febrero en Pavas, Puriscal, Goicoechea y Escazú, se dieron enfrentamientos que terminaron con un muerto y cientos de heridos.

A doña Libertad le encantan todas las celebraciones que se dan en el país el día de su cumpleaños, asegura que las disfruta demasiado y que siente que las celebraciones son para ella. Foto Gabriela Tellez.
A doña Libertad le encantan todas las celebraciones que se dan en el país el día de su cumpleaños, asegura que las disfruta demasiado y que siente que las celebraciones son para ella. Foto Gabriela Tellez.

El pique político era entre Teodoro Picado y León Cortés, ninguno de los dos se daba tregua y todo pudo ser peor pero ese mismo año falleció Cortés y con eso se acabaron las disputas políticas entre Republicanos y Demócratas.

“Al ser nosotros de Quepos no nos dábamos mucha cuenta de lo que sucedía en el Valle Central, por eso mi infancia, a pesar del clima político, fue muy linda, la disfruté mucho y me divertí mucho, por dicha estaba muy alejada de los problemas”, recordó la quepeña.

Del bullying al orgullo

En la escuela de Boca Vieja de Quepos, recuerda doña Libertad, inició sus estudios, en esos años no le gustaba para nada su nombre porque por ser tan diferente los compañeritos la molestaban, sin embargo, cuando llegó al Colegio San Luis Gonzaga (en Cartago), ya había comprendido el peso de su nombre y comenzó ese orgullo total que le tiene hasta el día de hoy.

“Me llamo Libertad a mucha honra, en verdad que amo este nombre tan patriótico y que significa tanto para nosotros los costarricenses. Mi cumpleaños tiene todo que ver con la patria, imagínese que hay gente que por cariño también me dice Independencia, pero yo prefiero Libertad, es más amplio.

"Es un nombre que tiene que ver con la patria, pero también con la mujer, con sus sueños. Mi nombre ha marcado mi vida, siempre he sido luchadora, emprendedora, libre y bueno, no lo voy a negar, fuerte de carácter porque para la libertad se ocupa un temperamento fuerte”, explicó esta educadora pensionada, quien se dedicó a contarle muy bien toda la importancia del 15 de setiembre, el día de su cumpleaños, a sus alumnos.

En cuanto a la huelga, que incluso hizo que la antorcha de la libertad tuviera que ser llevada en helicóptero a Cartago, recordó cuando ella era educadora.

“Siempre he creído que el país para salir adelante necesita que trabajemos, creo que las cosas se solucionan trabajando. Nunca me fui a huelga, cuando era educadora me acuerdo muy bien que mis alumnos me decían: ‘niña, ¿por qué no se va a huelga?, nadie viene a clases, solo nosotros’. Yo les respondía: ‘Porque los quiero mucho y no quiero que se atrasen’”

Don Raúl Arias Sánchez es historiador e investigador costarricense. Foto tomada de la red social Flickr.
Don Raúl Arias Sánchez es historiador e investigador costarricense. Foto tomada de la red social Flickr.
Tres curiosidades de nuestra libertad*

-¿El Acta de Independencia tuvo un error histórico?

Sí. El Acta de Independencia que llegó a Costa Rica en 1821 decía que nos independizábamos de la Capitanía General de Guatemala, pero desde 1812, con la Constitución de Cádiz, se eliminaron las Capitanías Generales, o sea, los ticos ya no estábamos sometidos a la Capitanía General de Guatemala, por eso nos independizábamos de algo que no existía.

- ¿Qué fue el Acta de los Nublados?

El Acta de los Nublados fue un documento que realizaron las autoridades de la Intendencia de León, en la Capitanía General de Guatemala, en el cual se dejó clara la independencia de Centroamérica de España “hasta tanto que se aclaren los nublados del día”, porque había quienes decían que España enviaría tropas para arrasar con todos los que querían independencia, algo que jamás sucedió.

- ¿Cuál fue nuestro primer gobierno independiente?

Como con el Acta de Independencia también venía el Acta de los Nublados, el país no sabía para dónde agarrar, no se sabía si éramos libres o si España seguiría dominando, por eso se creó una Junta de Delegados, integrada por ticos de todos los pueblos, quienes discutirían nuestra nueva realidad independiente, la Junta se estableció el 25 de setiembre de 1821, ese fue nuestro primer gobierno provisional ya como una Costa Rica independiente.

*Respuestas del historiador e investigador Raúl Arias Sánchez.