Karen Fernández.29 junio

Una pandemia como la del COVID-19 podría repetirse en los próximos años si no empezamos a cuidar el planeta como realmente se lo merece, así lo advierte el líder indígena de Bribri, Levi Sucre, miembro de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques.

Levi Sucre, líder indígena de los territorios Bribri en Talamanca. Foto: Cortesía:
Levi Sucre, líder indígena de los territorios Bribri en Talamanca. Foto: Cortesía: "If Not Us Then Who".

“Esta no es la última pandemia porque el desequilibrio del medio ambiente empieza a generar varios impactos. Al cambiar las temperaturas de ciertos lugares, se empieza a propiciar que ciertos virus o bacterias empiecen a tener más fuerza. Eso va a repercutir en algún momento en el medio de vida de la humanidad”, explicó Sucre.

Además, le sumó que el ser humano cada vez está reduciendo los espacios del control biológico natural entre ellos y los animales.

“Invadimos las montañas y los bosques y ya los animales empiezan a interactuar directamente con nosotros porque no hay espacio y empiezan a darse estas probabilidades de que empiecen a mutar virus como este (Sars-COV2) y comiencen a pasarse de animales a seres humanos, repercutiendo en la salud humana”, agregó el líder indígena.

Según le contó Levi a La Teja, estos cambios en la agricultura los comenzaron a notar hace diez años cuando empezaron a aparecer especies que antes no se veían y no hubo cosecha de frutos que antes brotaban con normalidad, indicadores que les dijeron que algo estaba pasando.

Estos descubrimientos los han comenzado a compartir en las cumbres sobre la acción climática (COP) y han logrado ser escuchados.

“Otro tema bien importante es que las investigaciones tecnológicas de agricultura están enfocadas en la creación de venenos más fuertes y eso va generando que los animales, insectos y los microbios van creando sus defensas y en lugar de acabarlos los estamos mutando. Eso es un peligro potencial para la humanidad”, dijo Sucre.

¿Hay solución?

Levi también dijo que el modelo de desarrollo mundial, basado en la acumulación de riqueza, sin justicia social, nos está poniendo en peligro y ya lo demostró esta pandemia del COVID-19 que le ha dado a todo mundo, a ricos, pobres, políticos, deportistas, blancos, negros o indígenas.

La convivencia del ser humano con la naturaleza es necesaria para mantener el equilibrio. Foto: Cortesía: If Not Us Then Who
La convivencia del ser humano con la naturaleza es necesaria para mantener el equilibrio. Foto: Cortesía: If Not Us Then Who".

“Lo que podemos hacer es generar políticas de desarrollo como las que aplican los países más amigables con el ambiente. Iniciativas ambientales de reforestación, de protección de los bosques de producción orgánica son aportes importantes, pero muy venidos a menos en la política de desarrollo estatal del país”, manifestó Sucre.

El líder bribri dijo también que lo que lo tiene más alarmado son las iniciativas en la Asamblea Legislativa que buscan que buscan aprobar proyectos de explotación minera y petrolera.

“Lo que están pidiendo es nuestra propia sentencia de muerte porque en el momento que se comienza a desangrar la tierra, el impacto va a ser terrible”

Levi lo ejemplificó de manera sencilla, países como Estados Unidos rechazan un banano por una mínima manchita que tenga la cáscara, pero esa no se come, sino el fruto que está dentro.

“Por esa apariencia estamos acabando el planeta. Necesitamos un cambio de actitud global, pero tengo la esperanza de que la pandemia que estamos viviendo nos haya enseñado eso y que los gobiernos del mundo hagan un alto y digan que si no cuidamos nuestros terrenos, nos podemos morir de hambre”, sentenció.

Recomendó que nuestro país puede ser modelo medioambiental en el mundo y esto lo retribuirá en el turismo, nuestra principal fuente de ingresos como país porque contamos con la belleza natural y la armonía de la gente con la naturaleza la envidiarán otros países.

“Este es un mensaje directo: la plata no se come, debemos entenderlo”, dijo Levi.

Respaldado

Pero Levi no está solo, Abhigya Anand es un niño de la India y de 14 años con poderes de clarividencia y a su corta edad se ha vuelto famoso por predecir una enfermedad que se expandería por el mundo, muchos aseguran que hablaba del COVID-19, que apareció desde agosto del 2019.

Anand advirtió también que: “Debemos dejar de matar animales y dañar la a la madre naturaleza, ya que estamos aumentando nuestro karma y si lo hacemos tendremos que enfrentarnos a ira de la madre tierra”.