Yenci Aguilar Arroyo.9 noviembre
El antiguo rótulo fue una de las piezas que logró rescatar don Abraham y que exhibe en su galería. Cortesía Abraham Goldgewicht K.
El antiguo rótulo fue una de las piezas que logró rescatar don Abraham y que exhibe en su galería. Cortesía Abraham Goldgewicht K.

Cuando era un niño, Abraham Goldgewicht K recorría con la bici de su papá las principales calles del centro de Limón y, de vez en cuando, hacía una parada en el Black Star Line para ver qué actividad social había.

Hoy Goldgewicht tiene 72 años y a lo largo de su vida ha sido testigo de algunos de los principales momentos de este emblemático edificio caribeño que se quemó el 29 de abril del 2016.

Sin embargo, este enamorado del “Blacks” rescató algunos elementos del antiguo edificio que valen oro y los cuales conserva actualmente.

Este caribeño es el dueño de la galería Pasaje Cristal, ubicada en el centro de Limón y en ella exhibe una ventana, un rótulo, un pedazo de los barandales y una recreación de la esquina del edificio en donde está la piedra angular que muestra la fecha de inicio de las obras del inmueble.

Abraham Goldgewicht, promotor cultural de Limón y dueño de la galería Pasaje Cristal. Cortesía.
Abraham Goldgewicht, promotor cultural de Limón y dueño de la galería Pasaje Cristal. Cortesía.

“Cuando se iban recogiendo los escombros le pedí al señor que me regalara estas partes del edificio, pues permanecían en buen estado. Para mí es parte de la memoria histórica de Limón, desde hace algún tiempo me dedico a recoger objetos antiguos, con un importante valor simbólico y por eso los exhibo en la galería”, expresó el también promotor cultural.

Abraham y miles de limonenses celebraron el inicio de las obras de reconstrucción del Liberty Hall (verdadero nombre del inmueble), que iniciaron el jueves anterior y las cuales se llevarán a cabo en dos etapas.

Esta es una de las puertas del Liberty Hall, al otro lado se ve el deterioro causado por el fuego. Cortesía Abraham Goldgewicht K.
Esta es una de las puertas del Liberty Hall, al otro lado se ve el deterioro causado por el fuego. Cortesía Abraham Goldgewicht K.
Símbolo de lucha

En 1914, Marcus Garvey, de origen jamaiquino establece el Movimiento para el Mejoramiento del Negro (UNIA por sus siglas en inglés), con el objetivo de defender los derechos de las personas afrodescendientes en el mundo.

Ocho años más tarde, en 1922, se funda en el país el Liberty Hall como sede de la UNIA en el país y posteriormente se le dio el nombre de la compañía naviera Black Star Line, con el cual es reconocido popularmente.

Remozado. En el 2006 el edificio fue uno de los ganadores del certamen “Salvemos Nuestro Patrimonio Arquitectónico”. Gracias a eso recibió ¢50 millones para su restauración. En ese entonces, se pintaron las fachadas y se cambiaron vigas y bases.

En 1988 el inmueble se declaró de interés histórico arquitectónico y en el 2000 se le dio la declaratoria de Patrimonio Histórico Arquitectónico.

El edificio original es de una madera llamada pinotea. Poseía elementos tradicionales de la cultura limonense. Tenía dos niveles y amplios corredores, cuya función era proteger a los peatones de las fuertes temperaturas y las lluvias.

A finales de la década de los 80 y en 1991 se restauró manteniendo la estructura conocida hasta el incendio del 2016.

Así quedará el Black Star Line una vez que sea reconstruido en su totalidad. Se espera que las obras estén listas entre los meses de octubre y noviembre del 2020. Cortesía.
Así quedará el Black Star Line una vez que sea reconstruido en su totalidad. Se espera que las obras estén listas entre los meses de octubre y noviembre del 2020. Cortesía.
Dos etapas

Teodoro Symes, presidente de la UNIA comentó que en la primera parte de los trabajos se invertirán ¢150 millones y se construirán las bases y las conexiones de las tuberías que hay a nivel de subsuelo.

“Estos trabajos se realizarán durante cuatro meses y medio y se están enfocando en la limpieza del terreno, además del trazado, alineamiento y demolición de la estructura anterior y luego se llevará a cabo la colocación de los cimientos”, expresó.

La segunda etapa consistirá en el levantamiento del edificio como tal, el cual se espera conserve muchos de los elementos estructurales que lo caracterizaron desde su construcción y para llevar a cabo estos trabajos se cuenta con una donación de $4 millones (cerca de ¢2 mil millones).

"Una vez finalizada la primera etapa, entraremos con todo al levantamiento del edificio, queremos construir la plaza, que se llamará Marcus Garvey y además abrir una barbería. Por dentro, el edificio tendrá un restaurante y tres locales comerciales, camerinos, una batería de baños, dormitorios para los invitados, las oficinas administrativas y un salón de actos.

“El nuevo edificio contará con todo lo que se necesita en cuanto a la ley siete mil seiscientos y quisimos darle en su diseño el mejor balance en cuanto a las características patrimoniales e históricas y que se muestre la trascendencia que el Liberty Hall ha tenido para la comunidad afrodescendiente y para el país”, señaló Symes.

Se espera que con el dinero de la segunda etapa se pueda hasta amueblar y tienen como meta que para el 31 de agosto del 2020 el edificio esté a un 80% para conmemorar el Día del Negro y la Cultura Afrocostarricense. Las obras estarían listas entre octubre y noviembre del 2020.

“Por muchos años, este edificio fue generador de actividades sociales y donde se defendían los ideales de los afrodecendientes, por eso es importante rescatarlo y que las nuevas generaciones puedan disfrutarlo como lo hicimos nosotros”, manifestó.

Las obras de reconstrucción iniciaron el jueves 31 de octubre. Cortesía.
Las obras de reconstrucción iniciaron el jueves 31 de octubre. Cortesía.