Nacional

Llano Grande de Cartago se niega a celebrar el bicentenario

Les falta delegación de Fuerza Pública, no hay control de migrantes nicaragüenses y los ha golpeado el covid-19

Greivin Fernández Monge, síndico y presidente del Concejo de Distrito de Llano Grande de Cartago, informó a la municipalidad que rechazan los 6 millones de colones que les destinaron para actividades de celebración del bicentenario de la independencia.

“Las razones para no celebrar son tres: no tenemos una delegación de Fuerza Pública que ordene desfiles y otras actividades, no hay control alguno de la emigración de nicaragüenses, más de mil viven en cuarterías insalubres y algunos con malos comportamientos que tienen atemorizada a la población y, de último, que somos una de las más golpeadas comunidades por el covid-19”, explicó Fernández.

El Concejo Municipal de Cartago, por gestión del alcalde Mario Redondo, asignó 70 millones de colones para distribuirlos entre los 11 distritos. Llano Grande es el único que no hará festejos, el resto sí.

“Somos un distrito de alrededor de seis mil habitantes, hemos rogado a diferentes gobiernos la instalación de una delegación de Fuerza Pública, pero no se nos ha escuchado, por lo que nos vemos obligados a hacer, ante un hecho delictivo, llamar al 911 para que vengan oficiales de la ciudad de Cartago, que deben hacer un recorrido de mucho más de diez kilómetros para llegar a nuestro pueblo, por lo que cuando llegan cualquier hecho tiene mucho tiempo de haber pasado”, asegura el síndico.

Celebración solitaria

Enfundado en un saco de gangoche, de aquellos que por décadas eran utilizados por los cogedores de café, el cartaginés Marco Coto Calvo, celebró solitariamente la independencia, portando una bandera y subiendo a uno de los pretiles de las ruinas de Cartago.

En el parque Juan Santamaría de Alajuela, el 13 de setiembre del 2021 se celebró con bandas y bailes folclóricos los 200 años de Independencia de Costa Rica

“Nacer o vivir en Costa Rica es un privilegio, por nada cambio a mi país, por más adversidades que hay que superar, las nuevas generaciones deberían verlo así y luchar unidas por este bendito pedacito de tierra”, asegura Coto.

Él llegó a las 9 a. m. en moto a las ruinas, procedente de San Ramón de Tres Ríos, donde vive. Está cerca de pensionarse, está casado con Marielos Vega, con quien tiene dos hijas, Angélica y Melania.

La gente que pasaba por ese sector, le tomaba fotos o se tomaba fotos con él, admirando su gesto patriótico.

En el parque Juan Santamaría, de Alajuela, sí hubo celebraciones con bandas en honor a nuestros 200 años de vida independiente.