Por: Bryan Castillo.   24 febrero
Antonio Álvarez Desanti aseguró que Arias es un hombre fuerte. Foto: Melissa Fernández.

El escándalo en el que está metido el presidente de Costa Rica entre los años 1986-1990 y 2006-2010 Óscar Arias, podría entrar en la categoría de las películas de terror.

Óscar López, diputado del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) en el periodo 2006-2010, mismo en el que Arias gobernaba por segunda vez, describió este episodio del exmandatario como algo lamentable para su imagen en caso de ser hallado culpable.

“Primero se debe comprobar si es culpable, yo creo que si eso pasa todo el prestigio que se ha hecho a lo largo de los años se caerá. Lo que sí es cierto es que toda esta historia es una película de terror macabra, llena de misterio, pero cuidado todo esto llega a tener un final feliz para él y que no se le encuentre culpable”, contó.

Para López, esta “película” tiene un actor que todavía no ha sido descubierto.

9 mujeres han hecho público que Arias las agredió sexualmente.

“Todas estas acusaciones no son por pura casualidad, creo que hay una mano peluda que está detrás de todo esto para dejar mal a don Óscar”, relató.

Sobre si considera que Arias es inocente, el exdiputado dijo que eso no le corresponde decirlo a él, sino más bien las autoridades judiciales.

“Doña Emilia Navas (fiscal general) tiene un papel importante, ella es como el verdugo, habrá que ver cómo le va en este caso tan complicado”, agregó.

María Luisa Ávila, quien fuera ministra de Salud en el segundo periodo de Arias, evitó hacer comparaciones como las de López, sin embargo, fue clara al reconocer que el escándalo en el que está metido dañó su imagen a nivel nacional e internacional.

“Cualquier cosa negativa que le saquen a uno siempre va a afectar, los que hemos estado en política lo sabemos, a veces la gente cree que somos duros de corazón pero tenemos nuestros sentimientos”, explicó Ávila.

Ávila considera que la imagen del exmandatario quedó manchada a pesar de que no se ha comprado nada.

Mientras que Antonio Álvarez Desanti, candidato a la presidencia por el Partido Liberación Nacional (PLN) en las anteriores elecciones y quien recibió el apoyo de Arias durante la campaña, expresó que esta situación sin duda ha manchado la imagen de premio Nobel de la Paz de 1987.

Le fue bien
En lo que sí le fue bien a Arias fue el caso Crucitas, ya que este jueves en la noche el Juzgado Penal de Hacienda dictó el sobreseimiento definitivo del caso, argumentando que ya prescribió. 

“Este es un tema que debe manejarse bajo el amparo de los Tribunales, estas denuncias también lo han afectado también a nivel nacional. Creo que este tema no debe juzgarse por la opinión pública, sino que sea la justicia la que haga el análisis”, comentó.

Álvarez dijo a La Teja que tras conocerse las denuncias ha tenido contacto con el expresidente.

“He conversado con él en varias oportunidades en los últimos días, él es una persona muy fuerte, que se manifiesta muy seguro de lo que ha pasado y que saldrá bien en este proceso, pero por supuesto que también está afectado por esta situación”, añadió.

Leonardo Garnier, ministro de Educación de Arias en su segundo mandato se refirió al caso por medio de una carta en la red social Twitter donde afirmó que las acusaciones le resultaban difíciles de digerir.

“La gratitud (hacia Arias) me empujaría a guardar silencio, pero no me sentiría bien conmigo mismo. Mi esposa y mis hijas tampoco entenderían ese silencio. No me sentiría haciendo lo correcto. Por eso, con lo difícil y doloroso que me resulte, hoy tengo que decir a las mujeres que han denunciado estas agresiones, que yo les creo”, escribió.

En total 9 mujeres han hecho público que Arias las agredió sexualmente, mientras que dos de ellas lo denunciaron penalmente.