Yenci Aguilar Arroyo.29 noviembre, 2019
Yerelin no se arruga ante el brete y de lunes a viernes le pone bonito a las obras de remodelación del redondel. Cortesía.
Yerelin no se arruga ante el brete y de lunes a viernes le pone bonito a las obras de remodelación del redondel. Cortesía.

Desde setiembre la vida de Yerelin Bermúdez cambió radicalmente y ahora no se dedica solamente al cuido de sus 6 hijos porque de lunes a viernes le pone bonito a los trabajos de remodelación del redondel de toros de San Miguel de Cañas, en Guanacaste.

Bermúdez, de 26 años, es una de las diez pulseadoras que aceptaron bretear en labores de construcción para llevar una extra a sus casas y también para colaborar con las obras que deben estar listas para el inicio de las Fiestas de San Miguel, que se realizarán del 21 al 25 de diciembre.

“Mi hija menor tiene una enfermedad en su corazoncito y por eso mi mamá es la única persona que puede ayudarme a cuidarla. Soy una mujer de escasos recursos y hace unos meses nos buscaron para ofrecernos esta oportunidad y me siento orgullosa porque mis compañeras y yo estamos haciendo un esfuerzo muy grande”, expresó.

Esta empunchada mamá inicia su jornada a las 6 de la mañana y finaliza a las 2 de la tarde.

Nunca había trabajado en construcción y ahora ya sabe hacer mezcla de cemento, sacar clavos de las tablas, jalar postes, pintar barandas y hacer huecos en la tierra, entre otras rudas tareas.

"No le voy a mentir, hacer este trabajo es cansado porque uno se expone al fuerte sol. Luego del trabajo debo llegar a mi casa a buscar agua potable porque en la casa no hay y entonces jalo agua en una pichinga y para llenar tres estañones para mis papás y mis hijos debo hacer siete viajes de 200 metros, pero me siento feliz porque le podré comprar unos regalitos a mis hijos para Navidad”, comentó.

Las muchachas inician la jornada a las 6 de la mañana y finalizan a las 2 de la tarde. Ellas han aprendido a hacer labores que no estaban acostumbradas. Cortesía.
Las muchachas inician la jornada a las 6 de la mañana y finalizan a las 2 de la tarde. Ellas han aprendido a hacer labores que no estaban acostumbradas. Cortesía.
Trabajo hormiga

Al redondel se le está cambiando la gradería de madera por una metal y en un futuro se desea hacer la cubierta totalmente metálica y también instalar locales comerciales para que sean alquilados y que el redondel sea de arena para que allí se puedan realizar actividades culturales y deportivas.

Natalia Rodríguez es ingeniera de Casa de Agua, una empresa que ayuda a organizaciones a conseguir dinero para que puedan realizar diferentes proyectos. Esta empresa solicitó al MOPT una donación de material para la remodelación del redondel.

"El presidente de la Asociación Cívica de San Miguel nos buscó para que le ayudáramos, nosotros lo que hacemos es crear un proyecto y conseguimos que el Ministerio de Trabajo, mediante el Programa Nacional de empleo, diera una plata para subsidiar el pago de los trabajadores.

Pachanga. El redondel de San Miguel se ubica a 10 kilómetros del centro de Cañas. Las fiestas inician el 21 de diciembre y durante los 4 días de fiestas habrá montas y también un concierto con Gregory Cabrera.

“Los candidatos debían ser beneficiarios de algunos de los programas del IMAS. Al inicio se inscribieron 12 hombres y 3 mujeres, pero la mayoría de los hombres no estaban dentro de la lista del IMAS y algunos no aceptaron porque consideraron que el dinero era poco. Volvimos a hacer un nuevo listado y logramos que se inscribieran 12 mujeres”, explicó.

En la actualidad hay diez mujeres colaborando con las obras y a cada una se le da una ayuda de ¢190 mil al mes. Además, hay un maestro de obras y tres soldadores que colaboran.

Monta en el redondel de San Miguel de Cañas

Sacan pecho por ellas

Wilfredo Ramírez es el maestro de obras que está a cargo de los trabajos en el redondel.

“Nunca había trabajado con mujeres y tengo que decir que son muy empunchadas y no me niegan una tarea. Son responsables, llegan puntual y tienen ganas de aprender. Uno sabe que es un trabajo cansado y de mucho esfuerzo físico, pero día a día ellas van demostrando que pueden hacer todo lo que uno les pida y yo paso supervisando cada tarea para comprobar que el trabajo está bien hecho”, expresó.

José Andrés Rodríguez, un montador de toros de La Fortuna de Bagaces, destacó el trabajo de las muchachas, pues es consiente de que es necesario que el redondel sea un lugar seguro.

“Me dedico a la monta desde los nueve años y visité el redondel de San Miguel por primera vez el año pasado. Este año volveré a participar y me satisface ver que las mujeres son las que están trabajando en las obras porque eso demuestra el interés de salir adelante y porque también están colaborando con la comunidad”, comentó.

Uriel Madrigal, presidente de la Asociación Cívica de San Miguel, detalló que el MOPT les donó “perling”, cemento y mallas, también el Fondo para Guanacaste les hizo una donación en efectivo.

“A las asociaciones se les hace difícil tener fondos para los proyectos y no podíamos desaprovechar las donaciones para la remodelación del redondel. Las obras están a un ochenta por ciento y esperamos antes del 18 de diciembre tener todo listo para que la gente se divierta y puedan ver en lo que hemos invertido el dinero”, dijo.

Madrigal está muy agradecido con las señoras que a diario están trabajando en el redondel porque sabe que están llevando a cabo una ardua labor.

“No tengo cómo agradecer a todas las personas que nos han ayudado. Estos trabajos eran más que necesarios y ver que son mujeres las que están poniéndole en la construcción me hace sentir orgulloso de la gente de Cañas porque con eso habrá redondel para rato”, indicó.

Los cañeros podrán ver las corridas de toros desde una gradería nueva hecha de metal. Cortesía.
Los cañeros podrán ver las corridas de toros desde una gradería nueva hecha de metal. Cortesía.