Por: Bella Flor Calderón.  16 abril
Fabián Abarca Montero es un niño de 12 años que pudo salvar su vida gracias a la donación de órganos. Foto Cortesía Cindy Montero
Fabián Abarca Montero es un niño de 12 años que pudo salvar su vida gracias a la donación de órganos. Foto Cortesía Cindy Montero

En uno de los ultrasonidos que Cindy Montero se hizo durante el embarazo descubrió que el bebé que esperaba nacería sin riñones y eso era casi una sentencia de muerte para su retoño.

Sin embargo, esta mamá no se resignó a que su hijo muriera minutos después de nacer y ahora cuenta que esa fe dio como resultado algo poco común y fue que le crecieron los riñones, pero no donde deberían (los médicos los llaman ectópicos).

Pero eso trajo un obstáculo imprevisto y fue que se trataba de riñones tumores y eso puso al pequeño Fabián en la lista de pacientes que necesitaban un trasplante. El pequeño se mantuvo en control hasta los cuatro años cuando, gracias a la donación de órganos que hizo una madre que perdió a su hija de cinco años, le dieron su primer par de riñones.

En su fiesta de 5 años solo estuvieron sus papás porque los doctores no le permitían estar con más niños. Foto Cortesía Cindy Montero
En su fiesta de 5 años solo estuvieron sus papás porque los doctores no le permitían estar con más niños. Foto Cortesía Cindy Montero

"Traté por todos los medios de conocer a esa madre y nunca pude, pero hasta el día de hoy estoy agradecida por el regalo de vida que le permitió a mi hijo luchar", explica Cindy.

Pero ocurrió otro problema: una bacteria se atravesó en el proceso de recuperación y a los 8 años Fabián necesitó otro trasplante y esta vez fue la propia madre quien donó uno de sus riñones.

"Durante el tiempo previo al segundo trasplante estuvo en diálisis (limpieza de los riñones por medio de una máquina) casi cada cinco horas. Era muy difícil para él porque no podía comer muchas cosas, no podía entrar al mar ni a piscinas y estaba conectado a una sonda", detalla Cindy.

El pequeño no podía entender por qué él no podía hacer lo que sí hacían los chiquitos de su edad.

Un día incluso cortó con unas tijeras la sonda que lo unía a una máquina que le daba soporte porque ya no quería estar pegado a ella y tuvieron que correr al hospital.

"Es muy dura esa espera (del trasplante), sobre todo porque uno sabe que hay gente que decide no donar sus órganos mientras algunos estamos contando las horas", dijo.

850 trasplantes de córnea hacen fila en la CCSS
Sueña en grande

Afortunadamente Cindy resultó compatible con su hijo y en esa segunda oportunidad le pudo salvar la vida con el riñón que le dio. Sin embargo, cuenta que varios amiguitos de Fabián que también esperaban un trasplante no contaron con la misma suerte y no lograron encontrar un donador compatible a tiempo.

Fabián, ahora de 12 años, solo se preocupa de estudiar y disfrutar las cosas que antes no hacía debido a la enfermedad, sueña con trabajar con computadoras y ser tan buen portero como Keylor Navas.

Algunos tipos de donación se pueden hacer en vida. Foto: Archivo
Algunos tipos de donación se pueden hacer en vida. Foto: Archivo
Más de mil vidas en pausa

En la actualidad cinco niños esperan un trasplante de riñón, "dos están en hemodiálisis y tres en diálisis. Cada caso es único, algunos esperan un donante y otros están recibiendo los tratamientos necesarios para someterse a la cirugía", explicó Jessica Barahona, presidenta de la Asociación de Trasplante Renal Infantil.

La oficina de coordinación técnica del programa de donación y trasplantes de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) informó que al 7 de marzo había más de mil personas a la espera de un trasplante.

Para salvar estas vidas se necesita hacer trasplantes 174 de riñón, 2 de corazón y pulmón, 15 de hígado (uno es un caso urgente) y 850 de córnea (75 de urgencia).

En el mundo, incluida Costa Rica, el riñón es el órgano que más se requiere y en tejidos es la córnea.

En vida se pueden donar riñones, partes del hígado o del pulmón, médula ósea, sangre del cordón umbilical y la membrana amniótica (se obtiene de la placenta de partos por cesárea) sin que donar signifique un riesgo para la vida del donador.

Solo se necesita que sea una persona saludable, pues la donación requiere órganos y tejidos sanos y que haya expresado su deseo de donar.

Cuando un menor de edad fallece sus órganos se pueden donar si sus padres o custodios legales lo autorizan.

En donación viva no se permite la donación de menores de edad, con excepción de la donación de médula ósea debido a que no representa riesgo para la salud y las células madre se vuelven a formar.

Si usted quiere apuntarse a la lista de donantes existe un registro en la página web “Atrévase a donar” en el que a la fecha hay 22.875 personas que expresaron su voluntad de donar órganos y tejidos.

Para ser uno más en la ilsta solo debe entrar al sitio web http://www.ccss.sa.cr/donar y llenar el formulario.