Shirley Sandí.28 abril
José Mario tenía 24 años cuando falleció. Al lado su madre Vera Bustos y atrás su abuela Juanita Saravia.
José Mario tenía 24 años cuando falleció. Al lado su madre Vera Bustos y atrás su abuela Juanita Saravia.

José Mario Figueroa Bustos fue visto por última vez con vida el viernes 4 de junio del 2010, cuando tenía 24 años.

Era el primero de tres hijos y había trabajado en la Municipalidad de San José, específicamente en el Departamento de Obras Viales.

Según la versión que manejó el OIJ, aquel día del 2010 tres conocidos invitaron a Figueroa a que los acompañara a un bar en la calle de la Amargura, en San Pedro de Montes de Oca.

Avanzada la noche fueron atacados por una turba y José Mario aparentemente corrió para refugiarse, junto a sus conocidos, a las instalaciones del Universidad de Costa Rica. Allí apareció muerto cinco días después cerca de la quebrada Los Negritos, detrás de la Facultad de Ciencias Económicas.

Momento en que el cuerpo de Figueroa fue hallado dentro de la UCR .Foto de Jorge Castillo.
Momento en que el cuerpo de Figueroa fue hallado dentro de la UCR .Foto de Jorge Castillo.
24 años tenía José Mario cuando falleció

Francisco Segura, subdirector del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en aquel momento, dijo que el problema en la calle de la Amargura se dio cuando un hombre le faltó el respeto a una de las amigas de Figueroa desde un vehículo.

Después de los reclamos, los desconocidos bajaron del automóvil y la emprendieron a golpes contra los jóvenes, quienes escaparon a pie. Figueroa supuestamente iba malherido.

Los médicos forenses del Poder Judicial determinaron luego de la autopsia que José Mario murió debido a un golpe en la cabeza “al caer a una acequia” durante la huida.

Además de la lesión en la cabeza, el cuerpo del joven presentaba fracturas en las costillas, golpes en la cara y raspones.

“Los forenses indicaron que una vez recibido el golpe, le quedó muy poco tiempo de consciencia. Entrevistamos a un testigo que acompañó al joven durante la huida. Dijo que se quejaba; que le dolía mucho el abdomen (Figueroa tenía fracturas en las costillas). En ese momento estaba consciente”, explicó Segura en aquella oportunidad.

Ese mismo testigo corroboró a los investigadores que “escuchó algo caer en la acequia” mientras corrían por el campus universitario y luego no vio más a Figueroa.

Sin embargo, esta versión nunca convenció a los familiares del muchacho. Cuatro años después pidieron la exhumación del cuerpo que estaba enterrado en el cementerio Obrero, en San José, con la finalidad de que le practicaran otra autopsia.

Cuatro años después de fallecido, el cuerpo de José Mario fue exhumado para analizarlo. Fotos Melissa Fernández
Cuatro años después de fallecido, el cuerpo de José Mario fue exhumado para analizarlo. Fotos Melissa Fernández
En busca de la verdad

Hoy, nueve años después, la madre de José Mario, Vera Bustos, lucha incansablemente por demostrar que su hijo fue asesinado.

La familia cuestiona que Medicatura Forense dictara que la muerte del joven fue “indeterminada” cuando ellos aseguran tener suficientes pruebas para que demostrar que fue un homicidio. Están tan seguros que plantearon un recurso de amparo unos días antes de Semana Santa exigiendo el derecho a la administración de la justicia.

Medicatura Forense asegura que José Mario tenía cinco días de fallecido cuando lo hallaron y la familia sostiene que tenía dos días de muerto y que no murió ahí.

La familia buscó ayuda de dos entomólogos (expertos en insectos) para recolectar evidencia científica y se basan en un estudio de larvas de moscas que determinó que el cuerpo tenía menos días de fallecido que los dichos por Medicatura Forense.

Además sostienen que en los videos de seguridad de la UCR nunca se ve a José Mario ingresar al campus, que tanto los oficiales de esa universidad como amigos buscaron y pasaron varias veces por el sitio donde apareció el cuerpo y no lo vieron hasta el quinto día.

Agregan que hay otras versiones de testigos que afirman que a Figueroa lo montaron en el cajón de un carro luego del problema en la calle de la Amargura y que los conocidos con los que salió José Mario esa noche cambiaron su versión inicial al ser entrevistados por las autoridades.

“Todos estos años hemos pedido a Medicatura Forense que aclare, que nos den una vista, nos reciban y aclaremos esto con base en lo que dice la teoría científica, pero nunca nos dieron respuesta.

“Dios sabrá sus propósitos y quizá algún día encontremos la persona que quiera abrir este caso y darle justicia a la memoria de mi hijo. En Costa Rica no hay Medicatura Forense externa, solo la del Poder Judicial y esta tiene la última palabra”, aseguró doña Vera, quien envió toda la documentación del caso de su hijo a un programa de una cadena internacional especializado en investigación de homicidios y está a la espera que aprueben su publicación.

"No descansaremos hasta destapar la verdad”, Vera Bustos, mamá de José Mario.

Según la versión de la madre, los jóvenes involucrados no dijeron nada de lo que había ocurrido a la familia de José Mario hasta tres días después a pesar de que vivían a 100 metros de la casa de la abuela del muchacho

“Si nosotros hubiéramos conocido el cinco de junio lo ocurrido y hubiera sido como ellos dijeron, nos movilizamos inmediatamente a la universidad y encontramos a José Mario herido, pero vivo”, asegura doña Vera.

El cuerpo de Figueroa apareció en la quebrada Los Negritos. Gsolis
El cuerpo de Figueroa apareció en la quebrada Los Negritos. Gsolis

En el recurso de amparo se señala que la madre tuvo acceso al dictamen médico legal hasta el 9 de enero del 2012 y que en la vista oral que les concedió la Medicatura Forense para defender sus argumentos sobre la apelación de la autopsia, solamente les concedieron unos minutos de atención.

Doña Vera solicita que se haga una reconstrucción de lo sucedido como debe ser, como se lo merece una madre que tiene dudas sobre la muerte de su hijo y que pueda comprara la información que ella maneja con la autopsia. Señala que muchas cosas no encajan.

Recuerdo vivo

El recuerdo de José Mario sigue muy presente en la familia y en sus allegados. Era un joven activo, risueño, liguista de corazón y con muchas ganas de vivir y de cumplir sueños.

Este es uno de los mensajitos bíblicos que son parte del perfil de Face de José Mario.
Este es uno de los mensajitos bíblicos que son parte del perfil de Face de José Mario.

Su familia mantiene abierta su cuenta de Facebook para subir mensajes bíblicos, de esperanza, fotos, recuerdos, y conmemorar fechas importantes, como los cumpleaños. También es un medio para exigir justicia.

En enero anterior José Mario habría cumplido 33 años.

"Aunque estés en el cielo, caminando junto a Dios, ven a iluminar este día, ángel de mi corazón. Hoy estarías cumpliendo un año más de vida en este mundo, no estás para darte un gran abrazo y un beso, como en el último de tu cumpleaños, pero te puedo sentir cerca todos los días por lo que me dejaste, tus recuerdos. Te amo tanto…. José Mario, vives por siempre en nuestro corazón. Feliz cumpleaños hasta el cielo”, escribió su familia en el Face.