Eduardo Vega.Hace 5 días

Entre las 7:30 y las 8:00 de la noche del domingo 10 de enero, una familia de Malinche, un pueblo de Chomes, Puntarenas, tuvo un encuentro cercano del segundo tipo al observar perfectamente un objeto volador no identificado (ovni) a menos de 10 metros de altura.

Es un encuentro cercano del segundo tipo porque, además de que fue vista la nave, hubo consecuencias en la naturaleza, ya que los árboles se movían fuertemente a pesar de que no había viento y un teléfono celular Huawei P20-Lite que toma fotos bien chuzas, se trabó y no permitió la toma de fotografías hasta que se fue el ovni y la cámara y el video del celu volvieron a la normalidad.

Esta foto es evidencia del ovni que se observó en el pueblo Malinche de Puntarenas. Cortesía.
Esta foto es evidencia del ovni que se observó en el pueblo Malinche de Puntarenas. Cortesía.

El primero que vio el platillo volador fue Ian Villarreal Corrales, un niño de doce años que salió de su casa e iba para donde la abuelita a cuidarla, cuando le pareció extraño que los árboles se estuvieran moviendo tanto si no había viento, fue cuando elevó su mirada y vio el ovni.

El encuentro

“¡Mami, mami, venga vea una nave espacial!” Comenzó a gritar Ian, quien se devolvió a la casa que estaba a menos de 20 metros, también salió corriendo para donde los vecinos, lo que pasa fue que nadie le hizo caso porque al tener 12 años todos creyeron que era un vacilón del chiquito.

“Como Ian me insistía tanto que había una nave espacial, yo salí para que dejara de gritar y ahí fue cuando la vi en el aire, a menos de 10 metros de altura, con luces amarillas, ovalada, enorme, como del tamaño de un bus, totalmente gris, sin ninguna pintura, como con una ventana adelante negra y no se podía ver para adentro de la ventana.

Desde diferentes puntos del pueblo se pudo observar el fenómeno ovni. Cortesía.
Desde diferentes puntos del pueblo se pudo observar el fenómeno ovni. Cortesía.

“Estaba superbajo, no entiendo qué hacía ese Ovni tan bajo, además volando tan lento porque iba demasiado lento. Yo sé que muchos pueden pensar que estoy loca o inventando, pero tengo 32 años, estoy luchando contra un cáncer, ¿yo por qué me metería a inventar cosas? ¡Lo vimos!”, aseguró doña Johanna Corrales Monestel, mamá de Ian.

Todavía este 12 de enero cuando conversamos con doña Johanna, estaba impresionada y no salía de su asombro por haber sido una de las pocas personas del planeta que puede contar que vio clarito un ovni a menos de 10 metros de altura.

De película

“Toda mi vida me preguntaré qué le pasó al celular porque es un teléfono que toma fotos superbuenas, yo no tuve la oportunidad de tomar una foto, pude haber tomado la foto de un ovni, pero no me funcionó la cámara ni el video, algo que jamás me había pasado.

A Ian lo que le llamó la atención fue ver los árboles moverse sin que hubiese viento. Cortesía.
A Ian lo que le llamó la atención fue ver los árboles moverse sin que hubiese viento. Cortesía.

“Fue algo increíble, como una película, solo uno que estuvo en ese momento puede entender cómo se vive la presencia de una nave extraterrestre que se fue tan despacio y cercana al piso como llegó, como que no tenían prisa por irse”, agregó doña Johanna.

Ian y su mamá estuvieron como minuto y medio juntos viendo la nave.

“No me dio miedo, estaba muy sorprendido. Las luces eran muy lindas y por eso quería seguirlas viendo. Me alegró que mi mamá la viera también porque así no quedé como mentiroso o que estaba inventando una historia de extraterrestres”, comentó el niño.

Hay fotos

Justo en esa parte del avistamiento es donde aparece Yinsu García Monestel, una prima de la familia que vive a varias casas de distancia y que por los gritos que pegó Ian también salió al patio y vio el ovni, eso sí, a ella sí le funcionó la cámara y tomó un par de fotos con un Galaxy J5 de Samsung.

Esta es la zona exacta donde la familia vio el objeto volador. Cortesía.
Esta es la zona exacta donde la familia vio el objeto volador. Cortesía.

“Se veía perfecto, a pesar de que era de noche, por las luces que tenía se notó que no tenía nada de pintura ni números por ninguna parte, era totalmente plateado. No se siente nada al verlo, simplemente es como un pequeño susto y no se le pueden quitar los ojos de encimal, es que iba demasiado bajo”, asegura Yinsu.

Una vecina de Ian, doña Blanca Rosa Velásquez, también salió ante los gritos del chiquillo y pudo ver la nave, pero ella no le tomó fotos ni hizo intentos, solo se dedicó a ver lo que tenía al frente.

“Yo sé que cuando una o dos personas hablan de que vieron un ovni, hasta de locos los tratan, pero en mi caso fuimos entre seis y diez personas y hasta se tomaron fotos. Por cierto, en ningún momento sentí como temor de estar ante algo que me quisiera hacer un daño, la nave solo pasó lento y bajo, sin hacer ningún tipo de ruido o viento como cuando se eleva un helicóptero, nada”, agregó doña Johanna.