Karen Fernández.8 marzo
Adelaida López agradece la solidaridad de la fundación Ronald McDonald que le brinda hospedaje gratuito desde hace seis meses. La acompañan sus hijos Mia, Ana y Axel. Foto: Alonso Tenorio
Adelaida López agradece la solidaridad de la fundación Ronald McDonald que le brinda hospedaje gratuito desde hace seis meses. La acompañan sus hijos Mia, Ana y Axel. Foto: Alonso Tenorio

Adelaida López Valverde es vecina de Guápiles, pero desde el 16 de agosto del 2018 fue acogida por la Fundación Ronald McDonald porque su bebito Dyan Andrés de seis meses nació con un problema en el intestino que lo mantiene en el Hospital Nacional de Niños.

“Acá me brindan el hospedaje y la alimentación, además de que me tratan como familia. Eso es un gran alivio para nosotros, porque viajar diariamente desde allá y preocuparme por si tengo dinero para comer o no, con los pocos recursos económicos con los que contamos, sería una carga más”, explicó la madre de cuatro hijos.

Axel de 14 años, Mía de seis y Ana de tres, actualmente se quedan con su tía Flory en Guápiles, mientras su mamita acompaña al cumiche de la casa y los fines de semana se quedan con ella en la casa de acogida.

Como ella, 2.600 familias se han visto beneficiadas durante los cinco años que tiene la Casa Ronald McDonald, cuya misión es brindarles solución de vivienda temporal a las familias de zonas alejadas y de escasos recursos que tienen a un hijo internado en el hospital de niños.

La Casa Ronald McDonald ahora contará con 30 habitaciones para brindar apoyo a las familias que lo necesitan. Foto Melissa Fernández Silva
La Casa Ronald McDonald ahora contará con 30 habitaciones para brindar apoyo a las familias que lo necesitan. Foto Melissa Fernández Silva

Por eso es que este jueves la fundación anunció el crecimiento que tendrá la casa a partir de agosto de este año, cuando esperan que estén completamente listas las 16 habitaciones que se están construyendo en los pisos 3 y 4 del edificio, ubicado 300 metros oeste del centro médico especializado en pequeñitos.

“Estamos muy contentos porque esto permitirá disminuir nuestras listas de espera anuales, que son en promedio de 20 niños al mes que no podemos atender por falta de espacio” explicó Daisy Marrero, directora de la Fundación Ronald McDonald.

Los gastos de operación de la Casa son de 10 millones mensuales, lo que les ha impedido crecer más rápidamente con esos espacios, pero gracias a una donación de ¢148 millones por parte del Patronato Nacional de la Infancia (Pani) pudo acelerarse la construcción.

“Estas son las cosas con las que me gusta poder ayudar, una prioridad de este gobierno es ayudar a las personas de escasos recursos públicos de una manera que se ve”, indicó la ministra de la Niñez y adolescencia, Patricia Vega.

240 familias al año se quedaban sin ser atendidas por falta de espacio en la Casa.

Otra de las habitantes en éstos momentos de la casa es Paula Potoy López, quien desde hace mes y una semana está viviendo en la Casa para acompañar a su bebita Dulce Milagro Flores de diez meses en su tratamiento cardíaco para tratar de disminuir un soplo que tiene y que le ha dañado los pulmones.

“Vivimos en Ciudad Quesada y a Dulce la operaron del corazón hace mes y medio, desde entonces tuvimos que mantenernos aquí en San José y de no ser por esta Casa, no sé cómo haríamos”, comentó doña Paula.

Sheila Artiaga es otro de los casos, ella es de La Cruz, Guanacaste y está en tratamiento con su bebito Carlos de dos meses y medio por una fibrosis quística.