Bella Flor Calderón.14 febrero
La ministra del MEP aseguró que no se puede negar el derecho a los estudiantes a recibir sus clases. Foto: Rafael Pacheco
La ministra del MEP aseguró que no se puede negar el derecho a los estudiantes a recibir sus clases. Foto: Rafael Pacheco

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora aplicó mano dura y a pesar de las manifestaciones de los padres de familia confirmó que no permitirá que ninguna escuela se vuelva a cerrar.

La primera semana de clases estuvo marcada por la polémica generada por papás que exigen sacar del programa de clases las guías sexuales.

"El gobierno de la República no va a permitir que se cierre centros educativos y que los niños y niñas o los jóvenes no tengan el derecho que les está garantizado por la ley", indicó la ministra.

Este martes los cuatro centros educativos que se mantenían cerrados se abrieron en la primera media hora de clases.

La ministra se reunió el lunes pasado con los padres de las escuelas de San Carlos a los que les aclaró que estos programas que han generado tanta polémica se redactaron para los estudiantes de colegio y no de primaria.

"Estuvimos aclarando dudas, atendiendo preguntas y haciendo las aclaraciones porque se han hecho interpretaciones que han generado inquietudes e intranquilidad a los padres", explicó la ministra.

La jerarca aseguró que los directores de los centros educativos tienen la indicación de aclarar a los padres de familia todo lo relacionado a este tema hasta lograr aclarar las dudas a los que piensan que esta materia busca corromper la mente de los estudiantes.

"Le hemos garantizado a los padres de los estudiantes de colegio que, por medio de una nota se exima a los estudiantes cuyos padres no quieren que se les imparta la clase", agregó Mora.

Sin embargo, la reunión del lunes no tuvo el resultado que esperaban las autoridades del MEP porque los padres exigían que se diera el compromiso de que se tomara una decisión de inmediato, sin considerar que es el consejo superior de educación quien define los programas de estudio.

Los papás aseguraron que le darían 10 días a la ministra para eliminar las guías y sino continuarían con las protestas.

Mora aseguró que no hay ningún motivo que justifique que los cierres y trabajaran para garantizarle que las familias que mantengan su oposición se les excluya de la clases, pero que se las darán a los que sí están de acuerdo.