Karen Fernández.17 agosto, 2017
Shirley Solórzano está feliz con su pequeño Eithan, de dos meses. Foto cortesía Zona de prensa.
Shirley Solórzano está feliz con su pequeño Eithan, de dos meses. Foto cortesía Zona de prensa.

Shirley Solórzano define como "milagro" lo que san Ramón Nonato hizo por ella y por su bebito.

Esta vecina de Concepción de San Ramón se encontraba en control por unos pólipos en la vesícula (los pólipos son tejido que crece dentro del cuerpo) y tenía una operación programada para abril del 2017 para eliminárselos, pero se la adelantaron para octubre del 2016.

Le hicieron gran cantidad de exámenes antes de la operación para ver que estuviera con toda la pata para el procedimiento. El único que no le hicieron fue el de sangre para ver si estaba embarazada, de ahí que procedieron con la cirugía.

Varios días después de la operación Shirley se comenzó a sentir mal y le faltaba el aire y fue donde el médico, quien le dijo que estaba muy inflamada y le mandó más exámenes, antibióticos y sueros.

Así pasaron 22 días hasta que fue donde otro médico y este descubrió que estaba embarazada desde antes de la operación. La noticia tomó a Shirley por sorpresa, más por el montón de medicinas que había tomado.

"Me mandaron absoluto reposo porque presentaba sangrados fuertes y fue ahí que me agarré duro de la mano de san Ramón Nonato, que había cuidado de mi bebito para que no sufriera daños durante la operación y para que me ayudara a seguir hasta el final con mi primer hijo", explica.

Hoy Eithan Samuel Miranda Solórzano tiene dos meses de estar llenando de alegría y amor el hogar de esta ramonense de 31 años y pese a que nació prematuro (8 meses) es un niño sano.

El cura Greivin Hidalgo oró por cada una de las mamitas y sus bebitos. Foto: Cortesía Zona de prensa
El cura Greivin Hidalgo oró por cada una de las mamitas y sus bebitos. Foto: Cortesía Zona de prensa
250 veces gracias

Unas 250 mujeres embarazadas y sus familias llenaron este jueves la parroquia de San Ramón este jueves para agradecerle o pedirle a san Ramón Nonato que interceda para ese bebito que llevan en el vientre. Muchas pidieron para poder ser madres.

“Cada uno de sus vientres es un cielo”, dijo el cura Greivin Hidalgo casi al inicio de la celebración de la Hora Santa de las Embarazadas.

"Recibir a esta gran cantidad de mujeres dando gracias por el don de la vida es una enorme bendición, sentir cómo sus pequeños se mueven en el vientre con la imposición del Santísimo es un momento especial y lleno de fe que no se puede explicar con palabras”, agregó Hidalgo.

Esta actividad es parte de los festejos patronales de San Ramón, que se llevarán a cabo del 24 de agosto al 4 de setiembre.

Padres y abuelos oraron a San Ramón Nonato por sus retoños. Foto: Cortesía Zona de Prensa
Padres y abuelos oraron a San Ramón Nonato por sus retoños. Foto: Cortesía Zona de Prensa