Eduardo Vega.25 agosto, 2020

El ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto, nos está acostumbrando a una metida de pata suya como cada 30 días.

Lleva cuatro meses en el cargo y sus declaraciones han provocado dos disculpas públicas y dos ronchas bien grandes.

El 16 de abril lo nombró el presidente Carlos Alvarado y desde que comenzó a hablar con los medios de comunicación, empezaron los enredos.

Dos metidas de pata han obligado a Prieto a pedir disculpas públicas. Cortesía.
Dos metidas de pata han obligado a Prieto a pedir disculpas públicas. Cortesía.

La torta más reciente (no creemos que la última) es del domingo 23, cuando en el programa “Estado Nacional”, de Canal 7, le consultaron si el Gobierno tenía problemas de comunicación y respondió: “No lo siento así,lo que siento es que hay un cierto autismo en algunos sectores del país”.

Claro, eso enojó a la organización BarrileTEA, que atiende a personas con autismo y que en redes sociales le cuestionó a Prieto la frase. Horas más tarde el ministro ofreció disculpas.

¿Sin rumbo?

¿Por qué tanta metida de pata en una sola persona?

En busca de respuestas consultamos al politólogo Gustavo Araya, quien puso los puntos sobre la íes.

“El Gobierno no tiene una hoja de ruta (una guía) política, no tiene claras las luchas que se están dando más allá de la pandemia.

“Como no tiene la hoja de ruta y muchas cosas no están claras, la comunicación es errática. Pareciera que no hay algo que dirija la comunicación hacia lo que ellos quieren enseñarle al pueblo. Se comunica algo y después deben salir a pedir disculpas por una metida de pata, eso hace gastar tiempo y recursos”.

Araya le recomienda al ministro Prieto que se dedique, especialmente, a tener relación con la Asamblea Legislativa, a impulsar los proyectos del Gobierno, a reescribir una hoja de ruta... y que la comunicación se las deje a otras personas.

Mala imagen

Irene Jara Ocampo, consultora en imagen pública y marca personal, también tiene su punto de vista sobre las metidas de escarpines de Prieto.

“Hay una ausencia profunda (en el Gobierno) de comunicación efectiva a lo interno y a lo externo. Parece mentira porque el presidente es comunicador.

Tamaño chicharrón le dejó Víctor Morales (derecha) a Prieto, el ministerio de la Presidencia. Foto Aarón Sequeira.
Tamaño chicharrón le dejó Víctor Morales (derecha) a Prieto, el ministerio de la Presidencia. Foto Aarón Sequeira.

“El señor Prieto es un político de años, sin embargo, estos tiempos actuales son muy diferentes. En Casa Presidencial deben entender que todo lo que comunican lo hacen a un pueblo que está muy sensible, preocupado y con sentimientos a flor de piel por la pandemia”, aclaró la consultora.

Y dijo más: “En estos tiempos se tiene que ser siete veces más delicados y empáticos para comunicar, revisando muy bien cada cosa que se va a decir”, aclaró.

Repasemos ahora esos zafis del ministro...

Primer escarpinazo

Estados Unidos estaba agitado desde el 25 de mayo por el asesinato del afroamericano George Floyd, en Minneapolis, a manos de un policía que le presionó el cuello con una rodilla contra el suelo cuando lo tenía detenido.

El 2 de junio, en conferencia de prensa, Prieto dijo que el Gobierno tico rechazaba toda discriminación y se solidarizaba con los afrodescendientes...

Todo bien hasta ahí, pero siguió y dijo que no les tocaba juzgar a Donald Trump, porque el homicidio de Floyd fue “una circunstancia policial mínima”.

¿Mínima si el policía le apretó el cuello a Floyd durante 8 minutos mientras el hombre gritaba “¡no puedo respirar!”?.

Un día después Prieto ofreció disculpas. “Me parece que me expresé mal, muy mal”, dijo.

“Quiero ofrecer mis disculpas a la comunidad afrodescendiente de Costa Rica y del mundo y a los activistas y defensores de los derechos humanos”.

Enredos 1-ministro 0.

Y aún hay más

Otra frase que generó polémica fue la que dijo el 12 de junio en el programa Enfoques del medio digital CRHoy al hablar de que la empresa Standard & Poor’s le bajó la calificación al país a categoría B.

Ese bajonazo pone más cuesta arriba las intenciones de Costa Rica de encontrar préstamos internacionales, pero él vio de otra forma.

Ruta polémica. El 21 de julio pasado, en la conferencia de prensa diaria que realiza el Gobierno para detallar la realidad sobre el covid-19, el ministro Prieto aseguró que en el Gobierno “hay una ruta perfectamente clara de reactivación económica”. En la Asamblea Legislativa eso no cayó nada bien, no son pocos los diputados están convencidos hasta el día de hoy que, precisamente, eso es lo que le falta al Gobierno, una ruta clara, algo que también aseguran sectores como el de la construcción.

“Las calificadoras no van a venir a darle de comer aquí a nadie”, se dejó decir.

Con esta frase no tuvo que salir a disculparse horas después, pero en redes sociales lo cuestionaron porque de cómo califiquen al país depende que pueda conseguir plata fuera o no y eso claro que nos afecta.

El patrón, o sea, el presidente Alvarado, dijo otra cosa: “Tomamos los informes y criterios de las calificadoras internacionales con toda seriedad”.

Enredos 2-ministro 0.

En ese mismo programa, el mismo día, Prieto dijo: “los costarricenses (que trabajan en el sector público) le pagan el salario al sector privado a través de los precios”.

Lo hizo para explicar que --según él--no hay diferencia entre la forma en que se financian los salarios del sector público y los del privado.

El analista financiero Daniel Suchar nos explica cómo está el arroz...

“Hay una gran diferencia entre el financiamiento de los salarios públicos y privados porque en el sector privado se pagan los impuestos que sirven para pagar los salarios del sector público”.

Enredos 3-ministro 0.

“El ministro de la Presidencia debería dejarle la comunicación a otra persona”, Gustavo Araya, politólogo.

Solicitamos entrevista con el ministro Prieto e incluso enviamos varias preguntas a Presidencia, sin embargo, nos respondieron con un video en el cual él ofrece disculpas por lo que dijo sobre el autismo.