Franklin Arroyo.1 septiembre, 2018

De todos es conocido la enorme sensibilidad que tienen los testículos. Cualquier contacto enérgico es capaz de generar un fuerte dolor, que suele prolongarse por varios minutos y que entre contorsiones y quejas interrumpe cualquier actividad.

Sin embargo, hay otro tipo de dolor testicular que no está asociado a golpes o traumatismos. Este dolor ocurre a lo largo del día, de manera ondulante. Hace su aparición, genera molestia, pero no llega a ser tan intenso, de tal forma que el varón puede continuar con sus faenas cotidianas. Al cabo de un rato desaparece en una especie de tregua, para luego, el mismo día o días después volver a aparecer. Es descrito como un desconsuelo, una pesadez, una molestia inespecífica, a veces acompañado de pasadas más intensas que ocurren en breves periodos.

Dentro de las múltiples causas, las dos más comunes son las infecciones y el varicocele.

El término varicocele hace referencia a las várices que se forman en las venas testiculares. Las infecciones suelen ser cuadros de epididimitis, que es la inflamación de los conductos testiculares, causadas algunas veces por enfermedades venéreas o de transmisión sexual.

Horas que dedicamos al trabajo y dejamos de lado otras rutinas
Horas que dedicamos al trabajo y dejamos de lado otras rutinas

Ambas afecciones, además de dolor, pueden afectar la fertilidad masculina y particularmente, los procesos infecciosos pueden provocar problemas sexuales como eyaculación precoz. Las hernias y las piedras en el riñón pueden causar dolor testicular, aunque usualmente se acompañan de otros síntomas que facilitan el diagnóstico.

Algunas tumoraciones pueden, en ciertos casos, generar dolor. Sin embargo, por lo general, tanto los tumores benignos como el mismo cáncer testicular, suelen cursar sin dolor.

El dolor testicular, en ausencia de golpes, no suele tener la intensidad suficiente para que el varón consulte. Así, es común que los pacientes pasen meses y hasta años soportando una molestia que equivocadamente llegan a considerar como normal.

Hoy estamos en capacidad de diagnosticar y tratar de manera eficaz, la inmensa mayoría de los cuadros de dolor testicular y lo ideal es consultar cuanto antes, para evitar complicaciones.