Redacción .13 octubre

La tiroides es una glándula ubicada en la parte anterior del cuello, encargada de producir dos hormonas que son las responsables de regular el metabolismo. De manera simple se puede decir que regula la energía de la que dispone el cuerpo en el día a día.

El hipotiroidismo es la enfermedad más frecuente de la tiroides, tiene un carácter hereditario y se cree que daña hasta un 10% de la población.

Se caracteriza por una disminución en las hormonas tiroideas, al punto de provocar un descenso en la energía del organismo y una serie de síntomas entre los cuales figuran cansancio, pereza, agotamiento, irritabilidad o tristeza sin razón, sensación de frío, estreñimiento, dificultades para dormir, somnolencia, dormir mucho con un sueño que no descansa, piel seca, uñas que se quiebran, dificultad para concentrarse, entre otros. Como se entenderá, estos síntomas suelen dificultar la interacción social, laboral, académico, familiar y de pareja.

Horas que dedicamos al trabajo y dejamos de lado otras rutinas
Horas que dedicamos al trabajo y dejamos de lado otras rutinas

En el área sexual, el hipotiroidismo también repercute negativamente. Así, es común que se experimente una baja considerable en el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Específicamente en el varón, además, falsea la firmeza de las erecciones, al punto de provocar francos cuadros de impotencia. También altera la eyaculación, pudiendo provocar problemas de eyaculación precoz o por el contrario alteraciones para eyacular (eyaculación retardada o ausente). Por el lado femenino el hipotiroidismo suele afectar la lubricación vaginal, condicionando cierta resequedad que vuelve dolorosa la penetración, y además dificulta la consecución del orgasmo.

Por eso, en todo paciente que padece de hipotiroidismo es fundamental evaluar la esfera sexual, sobre todo porque con frecuencia el paciente desconoce que esta enfermedad puede dañar la sexualidad y por eso no menciona el tema en la consulta. Por otra parte, en todo paciente con problemas sexuales, debemos estudiar la función tiroidea porque es una causa frecuente de fallas en el rendimiento sexual.

La gran ventaja de los problemas tiroideos reside en que el diagnóstico y el tratamiento suelen ser muy sencillos y en corto tiempo los síntomas desaparecen.