Karen Fernández.3 diciembre
En familia y con amigos, así llegaron la noche de este martes a la plaza de la Democracia decenas de personas. Foto: José Díaz
En familia y con amigos, así llegaron la noche de este martes a la plaza de la Democracia decenas de personas. Foto: José Díaz

En el marco del Día Internacional de la Persona con Discapacidad este 3 de diciembre hubo dos niños con esta condición que disfrutaron a más no poder la inauguración del tradicional iglú de la empresa Beirute instalado en la plaza de la Democracia.

Con esto se dio por iniciada la Navidad en el centro de Chepe y que terminará la pachanga el próximo 5 de enero con la última corrida en el redondel de Zapote.

Con villancicos se deleitó al público que llegó este martes a la Plaza de la Democracia. Foto: José Díaz.
Con villancicos se deleitó al público que llegó este martes a la Plaza de la Democracia. Foto: José Díaz.

El primero de ellos fue Andrew Jiménez de 9 años, vecino de Curridabat. Él es autista y tiene esclerosis tuberosa.

Esta fue su primera vez disfrutando la nieve artificial y la sonrisa en su rostro lo decía todo.

Los niños fueron los que más disfrutaron con las luces y color que inundó San José. Foto: Gilberto Luna, Cortesía Muni SJ
Los niños fueron los que más disfrutaron con las luces y color que inundó San José. Foto: Gilberto Luna, Cortesía Muni SJ

“Está superfeliz, se pudo tirar del tobogán y hasta se tomó una foto dentro del iglú con su prima Melanie Jirón” nos contó su madre.

Se inició la Navidad en el centro de San José

El otro fue Isaac Hidalgo, de 15 años y vecino de Alajuelita.

Isaac Hidalgo, tiene un severo retardo mental y disfrutó como un chiquito a sus 15 años del igloo. Foto: José Díaz
Isaac Hidalgo, tiene un severo retardo mental y disfrutó como un chiquito a sus 15 años del igloo. Foto: José Díaz

Él llegó acompañado por su madre, Mónica Mora, y sus hermanos Jafet y Sofía.

Doña Mónica nos contó que Isaac tiene un retardo severo. Su mente es como la de un niño de seis años y por eso al enterarse de que la Muni de San José haría esto le pidió a su madre que lo llevara.

Así luce a partir de este 3 de diciembre la Avenida Segunda de Chepe. Foto: Cortesía Municipalidad de San José, Jason Fernández
Así luce a partir de este 3 de diciembre la Avenida Segunda de Chepe. Foto: Cortesía Municipalidad de San José, Jason Fernández

Su ilusión fue desde que se encendieron las luces del arco que esperaba la entrada de decenas de niños.

Y luego, aunque no estaba entre los que podrían entrar este día, su madre habló con los organizadores de la empresa y los dejaron disfrutar.

Al principio por la novedad de todo estuvo un poco tímido pero luego se soltó y hasta se metió bajo el chorro de escarcha que caída desde el techo y les a su madre y a los hermanos. Terminó aplaudiendo de la contentera.

Las ventas no estuvieron tan movidas para los que se acercaron a hacer su aguinaldito. Foto: José Díaz
Las ventas no estuvieron tan movidas para los que se acercaron a hacer su aguinaldito. Foto: José Díaz
Desde Pérez Zeledón

Jesús Ceciliano, de 8 años, la tuvo más ruda para llegar, pues salió desde las cuatro de la madrugada de su casa en Pérez Zeledón rumbo a Chepe donde una vez dentro del iglú, no quería salir.

Su hermanita Brianna Paola, de tan solo año y diez meses, tampoco se quedó atrás y aunque no andaba guantes, aguantó el frío como las grandes.

Desde Pérez Zeledón llegó Jesús Ceciliano, al que no le importó la madrugada para estar disfrutando de la nieve. Foto: José Díaz
Desde Pérez Zeledón llegó Jesús Ceciliano, al que no le importó la madrugada para estar disfrutando de la nieve. Foto: José Díaz

Otro que ya no aguantaba los dedos al final pese a los guantes fue su primito Julián Fernández, de seis años, quien llegó vestido de su superhéroe favorito: Batman.

Hasta Batman no se quiso perder la fiesta de nieve y frío, acá lo representó muy bien Julián Fernández. Foto: José Díaz
Hasta Batman no se quiso perder la fiesta de nieve y frío, acá lo representó muy bien Julián Fernández. Foto: José Díaz

Los primeros de la fila eran Benjamín, Mathías y Jimena Ávila, junto a su prima Abigail Montoya quienes llegaron pasadas las dos de la tarde desde San Pedro de Montes de Oca.

El Paseo Colón también se llenó de luz gracias al aporte de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz. Foto: Cortesía Municipalidad de San José, Jason Fernández
El Paseo Colón también se llenó de luz gracias al aporte de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz. Foto: Cortesía Municipalidad de San José, Jason Fernández

Y por último la que se robó el show fue la chiquitina Antonella Gámez, quien con tan solo dos añitos se tiró del tobogán, recogió hielo con las manitas al descubierto, se puso bajo el chorro de escarcha, se acostó en este y disfrutó a más no poder, sin chistar por el frío.

Antonella Gámez, no sintió frío en ningún momento, ella estaba feliz. Foto: José Díaz
Antonella Gámez, no sintió frío en ningún momento, ella estaba feliz. Foto: José Díaz