.16 junio
Lucía Pineda Ubau, periodista desde hace más de 23 años. Es originaria de San Carlos, Río San Juan. Uno de sus lugares favoritos es Matagalpa. Foto: Orlando Valenzuela / Maje
Lucía Pineda Ubau, periodista desde hace más de 23 años. Es originaria de San Carlos, Río San Juan. Uno de sus lugares favoritos es Matagalpa. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Más allá del resultado del partido de anoche por la Copa de Oro, entre Costa Rica y Nicaragua en el Nacional, fue interesante que los dos pueblos se reunieran alrededor de una bola.

La relación entre ambos países debe caminar siempre por el sendero de la tolerancia y el respeto, valores de los que con frecuencia se desvían los gobiernos totalitarios del vecino país. Pero mucho más que el fútbol, debe unirnos la lucha por una democracia verdadera en tierras pinoleras. Y si le queremos poner rostro a este reto, tenemos a la valiente periodista tico-nica Lucía Pineda, quien apenas salió de la cárcel lo primero que hizo fue agradecer a Costa Rica cuyo gobierno de Carlos Alvarado fue el primero en alzar la voz contra el abuso cometido por la dictadura de Ortega.

Pineda estuvo encerrada casi seis meses, desde el 21 de diciembre, acusada de terrorismo e incitación al odio. Así es como llama la dictadura la defensa de la libertad de expresión y la batalla contra la violación de los derechos humanos.

Sin embargo, su liberación no fue gratuita, fue una maniobra legislativa de los sinvergüenzas sandinistas. No fue una liberación plena la de Lucía y otras 55 personas, que les permitirá retomar sus derechos ciudadanos y tener un debido proceso legal. Su liberación es parte de una vergonzosa ley de “amnistía” cuyo propósito es proteger a los policías y paramilitares orteguistas que han asesinado a centenares de nicaragüenses desde el 18 de abril del año pasado.

Nuestro deber como vecinos es luchar para que la democracia vuelva a Nicaragua, así todos estaremos bien.