Bella Flor Calderón.18 junio, 2018
Uno de los objetivos de los cambios era adaptar el menú a la edad de cada estudiante. Fotos: Mayela López
Uno de los objetivos de los cambios era adaptar el menú a la edad de cada estudiante. Fotos: Mayela López

A pesar de que al inicio hubo resistencia, varios directores dieron testimonio de que los cambios que hizo el Ministerio de Educación (MEP) en los comedores infantiles han dado buenos resultados.

Hay que recordar que en febrero fue que se hicieron variaciones, tanto en los horarios como en los menús (estos adaptados a la edad de los menores), todo con la idea de combatir los niveles de obesidad infantil. Uno de los puntos que molestó a ciertos papás fue que eliminaron los frescos azucarados y ahora les dan agua.

Este lunes se informó que 1.305 centros educativos del país ya incluyeron el nuevo menú escolar y, además, presentaron testimonios de educadores que aseguran que esto ha contribuido no solo a que los estudiantes bajen unos kilos de más sino que los ha motivado a dejar de faltar a clases.

El MEP se mantienen haciendo revisiones para ajustar la cantidad y la calidad de los alimentos, con ayuda del personal de educación.

1.305 centros educativos ya incluyeron el nuevo menú.

Una de las que da testimonio es Ivonne Wright Russell, directora del Instituto de Educación General Básica Limón 2000, quien tiene a cargo un centro educativo con aproximadamente 825 estudiantes y quien aseguró que está apuntadísima con el cambio.

Limón 2000 es una de las comunidades más pobres del cantón de Limón, donde la mayoría de hogares están liderados por jefas de hogar y su índice de vulnerabilidad es reconocido. Gracias al nuevo menú tengo niños que me dicen que por dicha damos yogur porque ellos no lo habían probado”, indicó Wright.

Evelio Barrantes, director de la Escuela Los Guido en Desamparados, no lo pensó dos veces para aplicar los cambios pues cree que es muy importante reducir la obesidad infantil.

El comité de nutrición, conformado por miembros de la junta, docentes y mi persona, decidimos aplicar los complementos, es decir, una merienda bastante balanceada para el estudiante, debido a los horarios que manejamos”, indicó Barrantes.

El director admitió que al principio hubo caos por la falta de información, pero en unos días la cosa mejoró.

En Alajuela, Kattia Sánchez Morera se amarró el delantal con otras dos compañeras con las que trabaja como cocinera de la escuela Doctor Adolfo Jiménez, donde se alimenta a 416 niños.

Con estos resultados el MEP se mantiene firme y sigue con su plan de bajarle las calorías a los estudiantes y lograr que dejen los malos hábitos que son perjudiciales para el peso y la salud.