Rocío Sandí.24 octubre, 2020

El obispo de Limón, monseñor Javier Román Arias, está rifando dos bicicletas eléctricas entre todos los feligreses de su diócesis en la llamada “tómbola solidaria”.

El religioso dijo a La Teja que la idea de escoger esas bicis como premio fue de él y lo hizo pensando en cuidar el medio ambiente, algo de lo que todos somos responsables.

"En estos tiempo tenemos que evitar la contaminación y el usar una bicicleta de estas facilita la movilidad y no genera gases contaminantes, como si lo hace una moto por ejemplo. También es más silenciosa.

El obispo hasta probó la bicis y dijo que son un chuzo. Foto: Facebook.
El obispo hasta probó la bicis y dijo que son un chuzo. Foto: Facebook.

“La gente ha tenido una buena respuesta con la rifa. Han estado comprando números y eso nos ayuda mucho para hacer frente a los gastos que tenemos. Les entregamos dos talonarios de cien números cada uno a veinticuatro sacerdotes de la diócesis y ya algunos hasta nos han pedido más, cada número tiene un costo de dos mil colones”, contó monseñor.

La rifa la están haciendo con bastante tiempo para recaudar la mayor cantidad de platica posible, los ganadores serán escogidos el 3 de enero del 2021.

El obispo dice que entre las ventajas que tienen estas bicis es que la gente no tiene que gastar gasolina, no
se paga marchamo y puede respirar el aire fresco mientras va a hacer los mandados. Él está encantado con los chuzos, hasta se subió en una cleta para ver cómo era la cosa.

Gran empujón

El fin de hacer la rifa es recaudar fondos para hacer frente a los gastos de la diócesis, que son bastantes.

"Por todo esto de la pandemia ha bajado considerablemente la cantidad de personas que van a las misas y eso significa una baja en los ingresos de las parroquias, sin embargo los gastos se mantienen.

Con la pandemia, la Iglesia católica se la ha tenido que jugar para cubrir sus gastos. Foto: Facebook
Con la pandemia, la Iglesia católica se la ha tenido que jugar para cubrir sus gastos. Foto: Facebook

“Se acerca diciembre y con eso el pago de los aguinaldos de los trabajadores, por eso necesitamos de la colaboración de las personas para hacer frente a todos esos gastos, de ahí el nombre tómbola solidaria, porque se basa en la solidaridad de la gente”, dijo el obispo.

Precisamente en esa búsqueda de recursos, los miembros de los grupos pastorales se las han tenido que ingeniar para generar platica pese a la pandemia y la crisis económica. En Limón le han apostado bastante a las ventas de comidas, de hecho, hace poco el obispo estuvo anunciando en redes sociales una venta de elotes, chorreadas y pan de elote que fue un éxito.

Las personas que quieren comprar un número para las cletas eléctricas y meterle el hombro a esa diócesis, pueden comunicarse directamente con el religioso por medio de su página de Facebook: Monseñor Javier Román Arias (https://www.facebook.com/Mons.JavierRoman).