Por: Eduardo Vega.   14 octubre

Los obispos de Costa Rica se unieron para gritarle no al aborto y le piden a todos los cristianos del país que apoyen ese “no” con ayuno, vigilias y oración durante la campaña “40 Días por la Vida”, la cual usa un versículo bíblico, Juan capítulo 10, versículo 10: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”

“Los Obispos de la Conferencia Episcopal deseamos apoyar la campaña “40 días por la vida” que busca unir a todos los creyentes en el Señor de la Vida en oración para que el aborto nunca sea legalizado en Costa Rica y para que llegue a su fin en el mundo.

Los obispos del país le piden, una vez más, al presidente Carlos Alvarado, que no apruebe el aborto. Cortesía.

“Unámonos a todas las expresiones de fe organizadas por este movimiento a través de la oración y el ayuno, las vigilias y diferentes actividades comunitarias para convertirnos todos en verdaderos promotores de la cultura de la vida en nuestro país, tan asediado en los últimos años por ideologías foráneas que atentan contra la dignidad de la vida humana”, aseguran los obispos en un comunicado que firmaron este 14 de octubre.

Los obispos se agarran de lo dicho por el papa Francisco sobre el tema: “Un enfoque contradictorio permite también la supresión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvaguardia de otros derechos.

“Pero, ¿cómo puede ser terapéutico, civil o simplemente humano un acto que suprime la vida inocente e indefensa en su inicio?... ¿Es justo “deshacerse” de una vida humana para resolver un problema?…

Los obispos que firman el documento
José Rafael Quirós Quirós, arzobispo metropolitano de San José y presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica; Gabriel Enrique Montero Umaña, obispo de San Isidro de El General y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica; Javier Román Arias Obispo de Limón y secretario general de la Conferencia Episcopal de Costa Rica; José Manuel Garita Herrera, obispo de Ciudad Quesada y tesorero de la Conferencia Episcopal de Costa Rica; Óscar Fernández Guillén, obispo de Puntarenas; Manuel Eugenio Salazar Mora, obispo de Tilarán-Liberia; Mario Enrique Quirós Quirós, obispo de Cartago; Bartolomé Buigues Oller, obispo de Alajuela y Daniel Blanco Méndez, obispo Auxiliar de San José.

No se puede, no es justo “deshacerse” de un ser humano, aunque sea pequeño para resolver un problema... Vale la pena acoger cada vida porque cada hombre vale la sangre de Cristo mismo. ¡No se puede despreciar lo que Dios ha amado tanto!” (Papa Francisco, Audiencia General; 10 de octubre, 2018)”, ha dicho el papa.

El apoyo a la campaña, y a la anterior “Con María celebramos la vida”, es para solicitarle “al señor presidente de la República, don Carlos Alvarado Quesada, a no firmar la norma técnica. Bien vale la pena defender a quienes no tienen voz para clamar por su vida.

“Invitamos a todos quienes, convencidos de construir un país de esperanza, rechazan la cultura de muerte, a unirnos en oración para que el Señor de toda vida fortalezca la defensa de este derecho fundamental”, concluyen los obispos.