.3 mayo
Así estaba Chepe este pasado fin de semana. Foto Alonso Tenorio
Así estaba Chepe este pasado fin de semana. Foto Alonso Tenorio

Salud ordenó suspender el partido de esta noche entre la Liga y Sporting, y está bien. También ordenó suspender la jornada de bola del sábado y está bien.

Lo que no está nada bien es que ante los lamentables récords de contagios, hospitalizaciones y ocupación de camas en cuidados intensivos (UCI) por covid-19, las autoridades de Salud permitieran la jornada de este fin de semana largo y mantuvo por la libre las restricciones.

Hoy estamos con la situación descontrolada por la falta de mano dura durante la Semana Santa y lejos de entrar con los tacos de frente a frenar todo desde el pasado viernes, permitió que el relax siguiera. Todo por favorecer al turismo cuando hoy solo los que tienen plata pueden darse el lujo de salir a gastar, porque el resto de mortales, los de a pide, sí salieron a divertirse, a hacer molote, a agravar la pandemia pero no a reactivar el turismo.

Muy malos los cálculos de las autoridades al no medir que hemos sido expertos en batir récords de descuido al vivir con una falsa sensación de seguridad y mal manejo de burbujas en la casa y en el trabajo. Tampoco podemos olvidar el proceso de vacunación que, aunque avanza mejor que el promedio mundial, está muy lejos de generar algo parecido a la llamada inmunidad de rebaño.

Urge mano dura para frenar la tasa de contagio, o índice de reproducción de la enfermedad, que llegó a 1,33, lo cual quiere decir que cada 100 contagiados pegan a 133 personas. En un mes llegaríamos a la cifra catastrófica de 10.000 casos diarios, según el Centro Centroamericano de Población de la UCR.

En cuanto a restricciones las autoridades de Salud no deberían estar chupando rueda, deberían madrugar al covid.