.7 marzo
La enfermera del hospital México, Carol Díaz Calderón, una de nuestras valientes soldados contra el covid-19.
La enfermera del hospital México, Carol Díaz Calderón, una de nuestras valientes soldados contra el covid-19.

Este pasado sábado cumplimos un año de estar batallando contra este peligroso enemigo, el covid-19, que aunque no lo vemos, sus estragos sí se han sentido y se sienten por todo lado. La guerra todavía no está ganada.

Y qué mejor momento que este lunes, Día Internacional de la mujer, para agradecerles a todas las valientes que están en la primer línea de batalla, como lo estuvo la valiente Pancha Carrasco en la campaña de 1856, empuñando las armas contra los filibusteros encabezados por William Walker.

Hoy estas Panchas Carrasco son las científicas, doctoras, enfermeras, sicólogas, conserjes, oficiales de policía, cruzrojistas, bomberas, las que todos los días están cara a cara con el coronavirus.

La fecha es también el momento perfecto para agradecer a las costarricenses que han estado y están en los otros frente de guerra, sacando adelante a sus familias.

En muchos hogares ellas quedaron al frente porque sus esposos perdieron los trabajos, así que no solo han sido soporte ecónomico, también hacen (con pandemia o sin ella) de administradoras, sicólogas y maestras presenciales y virtuales.

Allí han estado, codo a codo con sus esposos, hermanos, papás, y esa igualdad es la que todas las mujeres del mundo merecen, en derechos, en salarios, en oportunidades, porque sus cualidades son muchas y extraordinarias.

Solo hay que pedirles una opinión, cuando estamos en una encrucijada, para quedar asombrados como usualmente ven detalles o enfoques que los hombres con frecuencia pasamos por alto. Y ese atinado consejo hace la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Fue un 8 de marzo de 1857 cuando un grupo de trabajadoras se tiró a las las calles de Nueva York para reclamar igualdad de derechos con los hombres y mejores condiciones de trabajo. Han pasado 164 largos años y todavía queda muchísimo por hacer y pelear.