Nacional

OPINIÓN: Historiador criticó el recorrido aéreo de la Virgen de los Ángeles para darnos una inyección de fe

En la guerra todo se vale, y por lo tanto le digo a don Vladimir de la Cruz que en esta guerra contra el coronavirus se vale apelar a la fe. Una inyección para fortalecer el alma también es necesaria.

El historiador y profesor Vladimir de la Cruz es una persona a la que respeto, me gusta la claridad con la que explica los distintos acontecimientos que han forjado este país. Es como escuchar a un abuelo contándonos un cuento, y esa es una gran virtud.

Incluso don Vladimir con frecuencia es consultado por este periódico sobre diversos temas. Sin embargo, no estoy de acuerdo con sus afirmaciones sobre la iniciativa de la Iglesia Católica de llevar, este fin de semana, a la Virgen de los Ángeles, vía aérea, a visitar y bendecir a los fieles de las distintas comunidades que cada año, para el 2 de agosto, la visitan.

El gesto lo califico como una inyección de fe para los ticos en momentos tan difíciles a causa de la pandemia del coronavirus.

“Se anuncia que se programa para el fin de semana, un Vuelo, en avioneta, de la imagen de la Virgen de los Ángeles, por todo el territorio nacional, para solicitarle su intermediación para detener y acabar, si es posible, con la epidemia nacional, y la pandemia internacional del coronavirus, gestión de vuelo que se ha solicitado, ante el Gobierno de la República, para su aval, si es que el Gobierno no está propiciando ese acto por debajo….de manera irresponsable, como un elemento distractor ante la situación que vive el país”, enfatizó el historiador.

¿Y cuál es el elemento distractor? Saludar con espejos el paso de La Negrita por el espacio aéreo de las comunidades, desde los patios de la casa, o desde una ventana, en qué altera que las medidas decretadas por el Ministerio de Salud de lavarse la manos. Ni la Iglesia católica, ni nadie, pidió a la gente aglomerarse para recibirla.

Este viaje de fe aéreo nos dio un momento de paz, de reflexión, sobre la lucha contra el Covid-19, y como dice el dicho, en la guerra todo se vale, y por lo tanto se vale apelar a la fe ante esta emergencia nacional. Y se vale pedirle con fervor a la Reina de los Ángeles que interceda por su pueblo en momentos en que también necesitamos fortalecer el alma.

Sinceramente don Vladimir, en esta ocasión la sacó del estadio.