.25 agosto
 Franggi Nicolás Solano, del Partido Liberación Nacional, y los sindicatos están hechos un amor. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Franggi Nicolás Solano, del Partido Liberación Nacional, y los sindicatos están hechos un amor. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo

Tenía un buen concepto de Franggi Nicolás y obviamente estaba muy equivocado. Del resto de diputados que pretenden que en las huelgas todo se valga y al carajo los servicios esenciales, ninguno me sorprende. El grupo no solo van contra el proyecto original, sino que propone un verdadero desmadre que nos deja a todos desamparados.

Me imagino que los asegurados, que acaban de pasar penurias con la reciente huelga de la Caja, deben estar muy felices con esta iniciativa.

La genial modificación, entre otras cosas, impediría aplicarles rebajos salariales, en forma retroactiva, a los funcionarios que participen en movimientos que sean declarados ilegales, como ocurre en la actualidad.

Para ampliar, el texto establece que serán legales las huelgas en servicios esenciales como la Salud, los comedores escolares, Seguridad Pública, Controladores aéreos, Servicios de transporte, Bomberos, servicios de búsqueda de personas, Servicios necesarios para garantizar el suministro de agua potable, los servicios para asegurar el suministro de energía, por citar algunos.

Para llegar a este sesudo aporte, Nicolás, quien lidera el nuevo texto, fue muy bien asesorada por el eterno sindicalista Albino Vargas.

Mi consejo para Franggi es que no se pierda una sola gala de Dancing with stars, de Teletica, para que agarre bolados porque como irresponsable populista es firme candidata a que la inviten a seguir los pasos de la exdiputada del PAC, Andrea Morales (2006-2010), una de las atracciones de la nueva temporada de meneos.