Nacional

OPINIÓN: La gallina de los huevos de oro está en el CNP, con la plata de todos los ticos

La institución paga por quince huevos (menos de un kilo) ¢1.741 . El precio final sube a ¢1.950 al aplicar el 12 % de “margen de comercialización” y le da por la jupa al MEP y a Seguridad Pública.

Escuchar este artículo

Aquí no hay gato encerrado, lo que hay es gallinero encerrado en el que las gallinas cacarean a diario la evidencia del fracaso del Consejo Nacional de Producción (CNP).

Las instituciones obligadas a comprar huevos a la entidad, como el MEP o Seguridad Pública, pagan ¢1.950 cuando el kilo cuesta ¢700 donde el pulpero. Además del sobreprecio se sospecha la participación de intermediarios.

Las entidades del Estado están obligadas a comprarle al CNP, que fija el precio a los proveedores —únicos felices con el sistema, aparte de los funcionarios— y mete un porcentaje adicional para financiar “gastos de operación”.

Quince huevos (menos de un kilo) cuestan ¢1.741 al CNP. El precio final sube a ¢1.950 al aplicar el 12 % de “margen de comercialización”. Ese margen varía entre un 6 y un 12 % según se trate de verduras, frutas, carnes o abarrotes.

La Contraloría General comparó los precios del CNP con los ofrecidos por el comercio privado, y halló excesos de un 60 %.

Ese sobreprecio lo pagamos todos y sale del presupuesto asignado, entre otros, a los centros educativos. Los estudiantes de bajos recursos consumen los productos en los comedores escolares. Así, el CNP, lejos de contribuir al combate de la pobreza, le resta recursos. Otro presupuesto afectado es el de Seguridad Pública, porque la Policía también está obligada a comprarle.

En el 2020, solo el MEP pagó ¢77.175 millones por frutas, verduras y abarrotes comprados por el CNP a 311 proveedores. Pese a la gran inversión, las solicitudes de ayuda de 27.254 alumnos no pudieron ser atendidas por falta de plata.

Es hora de ponerle el cascabel al gato o más bien a los viejos zorros.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.