Nacional

OPINIÓN: La jugada del dictador Daniel Ortega y los militares rusos de Putin

Costa Rica, en estrecha coordinación con Estados Unidos, deber estar ojo al Cristo

Escuchar este artículo

Con el planeta en vilo por la desgarradora invasión rusa a Ucrania, el dictador Daniel Ortega autoriza que militares rusos entren a Nicaragua.

El decreto fue publicado el 7 de junio, además, no solo se refiere a Rusia; también abre la posibilidad para el ingreso de personal y equipos de otros países: norte de Centroamérica, México, Cuba, Venezuela y EE.UU.

Sin embargo, el permiso para el ingreso de “tropas y sus equipos” de los demás países, con apenas uno o dos párrafos en el decreto, está limitado a “fines humanitarios”.

A los rusos, en cambio, se les dedican seis párrafos con propósitos que van mucho más allá.

Incluyen la posibilidad de que ingresen, de forma rotativa, 80 “efectivos militares, naves y aeronaves” rusas para participar en “ejercicios de adiestramiento” con un comando de operaciones especiales del Ejército nicaragüense y 50 más para realizar operativos conjuntos con sus fuerzas navales y aéreas, “en labores de enfrentamiento y lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado transnacional”. O sea, Presencia permanente de tropas y equipos.

Y este no es un hecho aislado. El 17 de febrero, una semana antes de la invasión a Ucrania, el viceprimer ministro ruso, Yuri Borísov, visitó Managua, se reunió con Ortega y declaró que, por encargo de Putin, parte de su misión era explorar las posibilidades de mayor cooperación con Nicaragua, incluida “la militar y la tecnológica”.

Hace bien nuestro gobierno en haber manifestado su preocupación. Lo que debe seguir, ahora, es una estrecha coordinación internacional, en particular de Estados Unidos y otros que pueden ejercer presiones e imponer límites a Ortega, para que su peligrosa iniciativa no llegue a extremos graves ni quede impune.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.