Redacción .8 noviembre, 2020
Dos meses le quedan a Trump en la Casa Blanca. AFP
Dos meses le quedan a Trump en la Casa Blanca. AFP

¿Puede un personaje como Donald Trump enseñarnos algo a los costarricenses?

Por supuesto que sí, pero en el sentido de recordarnos que debemos estar siempre despabilados frente a las palabras y las acciones de quienes se presentan como candidatos a puestos de elección popular.

Hoy, cuando los estadounidenses votaron por un cambio y el mundo libre lo celebra, aún cuesta creer que en el 2016 Trump llegara al puesto con más poder del planeta. Su campaña se basó en mentiras, en groserías, en ofensas, en alimentar el odio y la discriminación. Es incomprensible que lo apoyaran latinos antes y ahora.

Ya los ticos hemos visto a políticos criollos imitando a Trump. En las elecciones más recientes tuvimos varios que no lo pensaban mucho para echar a correr informaciones falsas, para presentarse como bravucones peleados con el mundo y dispuestos, al menos en las palabras, a aplastar a quienes pensaran diferente. Uno hasta salió con la ocurrencia de sacar a la país de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Lo bueno fue que los votantes no mordieron el anzuelo y los candidatos fueron dejados de lado, que es lo que corresponde en una democracia con los populistas.

La parte negativa es que no tardarán en aparecer los mismos u otros. Conforme se acerquen las votaciones del 2022 comenzarán a asomar la cabeza para alimentar los miedos de quienes ellos piensan que los apoyarán.

Los veremos de nuevo mintiendo, atacando a los extranjeros, ofreciendo mano dura contra todo y contra todos, prometiendo lo imposible, diciéndoles a los votantes lo que estos desean oír.

Frente a políticos de ese mal tipo debemos tener mucho cuidado. Hará falta dudar de lo que digan siempre, estar muy bien informados y exigirles que hablen con la verdad todo el tiempo.

Nadie quiere a un candidato tico que desee parecerse al presidente que, al fin, los estadounidenses y el mundo dejarán de padecer.