Nacional

OPINIÓN: Los turistas no vienen al país del pura vida a ser violados o a regresar con sus familias en ataúdes

La gallinita de los huevos de oro todos tenemos la obligación de protegerla.

Este viernes, a las 5 y 59 p.m. la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) envió un comunicado ante agresión sexual que sufrieron dos mujeres turistas en playa Cocles, Limón, y una en Tamarindo, Guanacaste.

“Es un hecho gravísimo que condenamos y lamentamos, y con la misma energía, exigimos a las autoridades tomar esta situación con toda la seriedad que amerita para evitar la impunidad ante actos tan repudiables y delicados”, manifestó la directora de Canatur, Shirley Calvo.

El mismo viernes, poco después, a las 6 y 31 p.m. llegó otro boletín de Canatur, esta vez lamentando “profundamente” el accidente que ocurrió la mañana de ese día en Miramar de Puntarenas, en el que fallecieron cuatro personas, tres turistas extranjeros que iban en una buseta y el chofer de la misma debido al choque con un tráiler, por un presunto falso adelantamiento.

Más allá de la reacción oficial que se espera de esta cámara y de otras instituciones como el ICT, como país, todas las autoridades policiales, tránsito, cuerpos de socorro y cada uno de los ticos, debemos reflexionar sobre esos dos lamentables hechos, los que desgraciadamente no ocurren cada muerte de obispo.

El turismo es nuestra gallinita de los huevos de oro, todos juntos debemos velar por ella, cuidarla, chinearla, es la actividad que mantiene vivo a este país.

Y si bien no comparto muchas de sus prácticas, como los elevadísimos precios, el maltrato al turista nacional poniendo por encima al extranjero, los visitantes llegan con toda la ilusión de divertirse, de pasarla pura vida, de relajarse, de sentirse seguros, con el fin de regresar a sus países, con sus familias, cargados de vibras positivas.

No vienen a ser violados, asaltados, maltratados o a regresar en un ataúd.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.