.4 enero
Primerizo en las lides electorales, recibe insturcciones de los fiscales de la mesa 544. ¿Este joven habrá quedado motivado para votar el año entrante?
Primerizo en las lides electorales, recibe insturcciones de los fiscales de la mesa 544. ¿Este joven habrá quedado motivado para votar el año entrante?

No sé de dónde salen esas frases que de repente se ponen de moda, me imagino que de los que se ganan la vida dando charlas motivacionales, y a quienes, en su mayoría, la vida nunca los ha maltratado pero tienen soluciones para todo.

Me refiero, específicamente, a la frase que dice que haciendo las mismas cosas nunca tendremos resultados diferentes, y se aplica cuando nos vemos frustrados por no lograr ciertas metas a pesar del esfuerzo que pongamos.

Y este 2021 no solo es el año en el que todos esperamos superar la pandemia, también es año electoral y se nos viene la pandemia de los candidatos que se creen presidenciables aunque, una y otra vez, los electores les hayan dado la espalda en las urnas.

Suenan los mismos de siempre, están maquillando los pensamientos de siempre y por lo tanto tendremos los resultados de siempre, independientemente de quien gane la presidencia, porque cada cuatro años, desde hace muchas décadas, los problemas se agudizan, con el agravante de que esos males serán aún más profundos para el próximo gobierno (2022-2026) por la lamentable herencia que nos dejará el covid-19, y las decisiones fundamentales que la administración Alvarado debe tomar ya, urgentemente, y que aún están en baño maría.

Lo más triste y deprimente es que no veo cara en qué persignarse, a pesar de la urgente necesidad que tiene este país de un líder visionario, un estadista, que tal vez esté por ahí asomando la cabeza pero que los de siempre no dejarán surgir.

El ambiente político es hoy más peligroso que una reunión de los antivacunas porque propicia la aparición de un candidato populista que nos termine de enterrar.