.11 diciembre, 2019
A la cumbre en Madrid, sobre cambio climático, no hubo tal excursión como denunciaron.
A la cumbre en Madrid, sobre cambio climático, no hubo tal excursión como denunciaron.

Los medios de comunicación, por más populares que seamos, tenemos la obligación de cumplir ciertas normas básicas como verificar los datos que nos llegan antes de publicarlos.

De igual forma, el uso de la información de forma alegre, por parte de los diputados, también es una irresponsabilidad. Por su investidura, antes de ponerse a escupir sapos y culebras, deberían corroborar lo que van a decir y para eso cuentan con un buen grupo de asesores.

Sin embargo, algunos legisladores, por el afán de hacer show, y dar la impresión de que son muy acusiosos se mandan con lo primero que llega a sus manos y es así como Carmen Chan y Jonathan Prendas, de Nueva República; Paola Valladares, de Liberación, Dragos Dolanescu, del Republicano y Pedro Muñoz, del PUSC, denunciaran un supuesto despilfarro de recursos públicos por parte de Zapote.

Se mandaron con frases como “fiesta de la alegría”, “club de viajes”, “que continúe la fiesta” o “despilfarro de dinero” al referirse al tamaño de la delegación que fue a la conferencia sobre el cambio climático COP25, en Madrid, España, este mes.

Los legisladores se basaron en la publicación de un periódico, del lunes pasado, que tituló: “Acreditan 82 personas para viaje a España”, con un pretítulo que añadía: “Gobierno mandó a todo mundo a cumbre del clima”. Y se la pelaron.

Nada de esto correspondió a la verdad y en momentos de lucha contra la crisis fiscal, donde los ticos estamos como agua pa’ chocolate por el IVA, mandarse con habladas sin ningún fundamento, de poco ayuda a crear un buen ambiente para enfrentar estos duros retos.