Nacional

OPINIÓN: Plaga carcome nuestras obras viales

Para autoridades y la empresa encargada de la rotonda del Bicentenario, en Guada, fue como oír llover la cantidad de irregularidades advertidas por el Lanamme

Las noticias sobre nuestra maltratada y tentadora infraestructura vial siguen brotando como plaga de cochinilla.

Este martes por un lado conocimos la noticia (aplaudida por muchos) de que Mélida Solís, dueña de H. Solís, y Carlos Cerdas, dueño de Meco, se comerán el tamalito guardados al seguir en prisión preventiva durante los próximos cinco meses mientras siguen siendo investigados por el caso de supuesta corrupción en obras viales bautizado “Cochinilla”.

Por el otro, se hacía público un informe del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) el cual destapa que el paso a desnivel de Guadalupe, que no tiene ni un año de estrenado, (se inauguró en marzo) presentó filtraciones de agua y riesgos de desbordamiento en los drenajes y otras debilidades.

Denuncian los ingenieros de la entidad, adscrita a la UCR, que ni el bravo invierno, ese que tenemos el privilegio de tener los ticos año a año, sirvió de referencia para que los responsables de la empresa española Puentes y Calzadas, encargada de la obra, lo tomaran en consideración y eso que los trabajitos costaron $19,5 millones.

Esta firma también construye un paso similar en la rotonda de la Bandera, en San Pedro de Montes de Oca.

Según el informe, durante la ejecución de la obra se emitieron 29 notas salidas de 48 visitas al proyecto y 38 muestreos de materiales. Algunas de las llamadas de atención fueron sobre las barreras de concreto, colocadas en distintas zonas de la obra, las cuales tenían grietas y el concreto presentaba diferentes resistencias.

También advirtieron de mezcla asfáltica que no satisfacía “los requisitos contractuales”.

Y eso para la empresa española fue como oír llover.