.Hace 5 días
Marco Paniagua Luna sufrió fractura de tibia y peroné al lanzarse en el tobogán con su hija. La lesión fue tan delicada que el pie dañado le quedó más corto.
Marco Paniagua Luna sufrió fractura de tibia y peroné al lanzarse en el tobogán con su hija. La lesión fue tan delicada que el pie dañado le quedó más corto.

Los organizadores de las diferentes actividades recreativas que se organizan en las comunidades hacen hasta lo imposible por atraer visitantes.

Concursos de belleza con las jóvenes más atractivas y simpáticas de la región, conciertos, comidas, juegos mecánicos. El menú es amplio para que la gente se sienta a gusto, pero ¿si una familia, un niño, papá o mamá sufren un accidente, quién se hace responsable por su integridad?

Con el cuento de que lleguemos a “disfrutar y colaborar” hasta hablan de pólizas que protegen a los asistentes.

Pero por lo ocurrido a Marco Paniagua Luna, dudo de esa seguridad.

La Expo Pococí arrancó este miércoles con una vergonzosa deuda con este tibaseño para quien desde hace doce años la Expo es un amargo recuerdo.

En el 2007 él sufrió una fractura, de tibia y peroné, al lanzarse de un tobogán con su hija. La lesión fue tan seria que el pie dañado le quedó más corto y hoy, a pesar del fallo de los jueces, todavía está peleando la indemnización de ¢18 millones que la ley ordenó.

La Expo Pococí, según denunció La Teja este miércoles, no activó ninguna póliza. Tampoco lo hizo la empresa Diversiones Stop, dueña de los juegos.

Por eso a él le tocó correr con los gastos. “Me tuvieron que poner un pin y pasé en cama casi tres meses, más otros seis en rehabilitación. Yo trabajo en lo propio y pasé muchos meses sin poder trabajar, ellos no se hicieron responsables, por eso decidí poner una demanda ante los tribunales. El juez me dio la razón y los obligó a que me pagaran, situación que no se ha dado 12 años después.

"Yo no quiero que nadie pase por un calvario como el que me tocó vivir a mí, el cual todavía sigo viviendo por el incumplimiento de las dos partes”, dijo Paniagua.

La sentencia contra la Expo Pococí y Diversiones Stop se dictó el 25 de marzo del 2009, pero han hecho todo lo posible para no pagar. Cada empresa le debe dar una indemnización de ¢9 millones, pero la Expo ya comenzó como si nada hubiera pasado y que siga la fiesta...