Yenci Aguilar Arroyo.3 enero, 2020
La técnica del microblading se realiza en dos sesiones y doña Vilma ya tiene cejas nuevas. Cortesía.
La técnica del microblading se realiza en dos sesiones y doña Vilma ya tiene cejas nuevas. Cortesía.

“Sé que el 2020 está empezando, pero yo estoy muy feliz y motivada porque gracias a la donación de mis cejas me siento otra persona. Este regalo que me dieron por adelantado me cambió completamente″, aseguró emocionada doña Vilma López.

A ella la operaron en el 2017 para quitarle un tumor en su pecho izquierdo y producto del cáncer perdió su cabello y sus cejas.

¿Qué es? El microblading es una técnica de maquillaje, cuyo objetivo es corregir o reconstruir completamente una ceja con poco o sin pelo. Se realiza colocando a mano un pigmento en la piel mediante una pluma especial y actualmente es la técnica más novedosa dentro de la industria del maquillaje permanente. La técnica se completa en dos sesiones y la segunda se realiza 40 días después de la primera aplicación.

A esta vecina de Guararí, en Heredia, le dieron por adelantado su regalo de Navidad en noviembre pasado, cuando por medio de una amiga se enteró de la campaña “Regalando sonrisas”, que tiene la estilista Karol Palacios y así recuperó sus cejas, a través de la técnica del microblading.

“Hace tres años sentía una pelota en el pecho y luego de una mamografía y demás exámenes lograron dar con el tumor. Me quitaron el pecho completamente y luego comencé a llevar quimioterapia y radioterapia. Un año después de superada esa etapa, sigo con tratamiento, pero tomando pastillas y en cuatro años me darán el alta si todo sale bien”, expresó.

Así de guapa quedó doña Vilma gracias a la donación de las cejas. Cortesía.
Así de guapa quedó doña Vilma gracias a la donación de las cejas. Cortesía.

Para doña Vilma era muy difícil verse sin cejas, no se sentía bien de ánimo y sabía que no podía pagarse una técnica para definirlas, ya que debido al proceso por el que está pasando no puede trabajar.

"Poco a poco he ido recuperando el cabello, pero seguía sin las cejas. La verdad, uno quiere verse lo mejor posible dentro del proceso y la pérdida de cabello es una etapa muy dolorosa. Mi amiga hizo el contacto con Karol y ella me devolvió la llamada, comenzamos a coordinar y así fue cómo logré visitarla.

“Ella me dio una luz, hay que tener fe en Dios, para mí esto es un milagro, a ella le nació donar este procedimiento y se lo agradezco infinitamente porque ya me sentía rara sin mis cejas”, comentó.

(Video) Karol Palacios regala sonrisas

En carne propia

Karol es estilista desde hace 16 años y en los últimos dos años se dedica hacer el microblading.

La estilista agregó que hace algunos años su abuelito falleció de cáncer en la próstata y su abuelita murió de un tumor en la cabeza, que luego se extendió a otras partes del cuerpo.

Recientemente, una de sus tías recibe tratamiento por un cáncer de seno y su situación personal fue la que la motivó a trabajar en la campaña.

"Ella me dio una luz, hay que tener fe en Dios, para mí esto es un milagro, a ella le nació donar este procedimiento y se lo agradezco infinitamente, porque ya me sentía rara sin mis cejas”. Vilma López, paciente con cáncer.

“Decidí montar la campaña en el mes de octubre, aprovechando que era el mes de concientización por el cáncer de mama. Mi campaña no se limita solamente a este tipo de cáncer, la idea es que cualquier persona que haya perdido sus cejas por el tratamiento pueda venir y yo les regalo el microblading”, manifestó.

Las personas interesadas deben tener más de seis meses de haberse operado y lo ideal es que cuenten con la aprobación de su médico. Para tener mayor información la pueden llamar al 8495-1994.

Karol sabe que al donar la reconstrucción de las cejas le va devolviendo las ganas de vivir a los pacientes de cáncer. Jorge Castillo.
Karol sabe que al donar la reconstrucción de las cejas le va devolviendo las ganas de vivir a los pacientes de cáncer. Jorge Castillo.
Mal que no para

En Costa Rica, cada año se diagnostican de 1.200 a 1.300 nuevos casos de cáncer de mama y entre el 2000 y el 2017 la incidencia (nuevos casos detectados por año) aumentó un 24%, esto gracias a la atención oportuna que se da a las pacientes y a la detección temprana (autoexamen, mamografías, ultrasonido).

Si la enfermedad es detectada a tiempo sus posibilidades de sobrevivir son mayores, del 2013 al 2018, el 87% de las pacientes que tenían esta enfermedad sobrevivieron.

Este tipo de cáncer sigue siendo el más mortal para las mujeres en el país. Según datos de la Caja en el 2018, de cada 100 mujeres que murieron por cáncer, 14 de ellas tenían cáncer de pecho.

En el 2017, un total de 335 mujeres perdieron la batalla contra esta enfermedad y el 20% fueron mujeres menores de 70 años, mientras que en el 2018 murieron 343 mujeres que padecieron el mismo mal.

Según el Plan Nacional para la Prevención y Control del Cáncer, presentado por el Ministerio de Salud en el 2017, en Costa Rica, el cáncer es la segunda causa de muerte en el país.

Cada año se registran entre 1.200 y 1.300 nuevos casos de cáncer de seno en el país. Archivo / Eyleen Vargas.
Cada año se registran entre 1.200 y 1.300 nuevos casos de cáncer de seno en el país. Archivo / Eyleen Vargas.