Shirley Sandí.17 septiembre, 2020

La Organización Mundial de la Salud y la UNICEF han advertido recientemente sobre una alarmante disminución en el número de niños que están recibiendo vacunas ante el contexto generado por el covid-19.

La pandemia está afectando que los padres vacunen a sus hijos. Crédito Shutterstock
La pandemia está afectando que los padres vacunen a sus hijos. Crédito Shutterstock

Según nuevos datos que manejan estas organizaciones, dicha situación amenaza con revertir el progreso ganado con tanto esfuerzo para llegar a más niños y adolescentes con una gama más amplia de vacunas.

A raíz de esta alarma, los epidemiólogos llaman la atención sobre la vacuna contra la varicela.

La varicela es una infección causada por el virus varicela-zoster, que, por su carácter contagioso, se da comúnmente durante la infancia, aunque también puede presentarse en adultos. Esta enfermedad se propaga por contacto con la piel y la ropa o por el intercambio de fluidos corporales que se pueden transferir al estornudar o toser.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2019 aproximadamente 170 países reportaron nuevos casos de varicela . Costa Rica registró una tasa de 71,7 casos de varicela por cada cien mil habitantes en el 2018 según las cifras manejadas por el Ministerio de Salud.

Signos y síntomas

El virus de varicela se caracteriza mayormente por la aparición de ronchas rojas con picazón que pueden convertirse en lesiones en la piel. Al igual que otros síntomas como fiebre, dolor de cabeza y dolores corporales.

Así lo explica la infectóloga María Luisa Avila,

“La varicela puede tener un comportamiento impredecible, y un niño sano podría complicarse al sobreinfectarse las lesiones que ocasiona. El grado de severidad de esta infección va desde el más leve, hasta las que pueden generar un serio compromiso de la piel y de los tejidos blandos y requerir de intervención quirúrgica. Por otra parte, hay complicaciones delicadas como es el caso de la encefalitis (inflamación del tejido cerebral) o la inflamación del cerebelo”, aseguró.

En la infancia, esta enfermedad es mayormente benigna, mientras que en el caso de los adultos, los recién nacidos y los pacientes inmunodeficientes podría resultar en infecciones bacterianas de la piel o de los tejidos blandos en niños, neumonía, infección o inflamación del cerebro, infecciones en el torrente sanguíneo y deshidratación .

La vacunación es una medida de prevención que evita que las personas que la reciben contraigan la enfermedad o la contraigan de forma leve, con menos lesiones en la piel, y poco o nada de fiebre. De esta forma es posible prevenir los casos graves .

Los niños y adolescentes deben recibir dos dosis según el siguiente esquema:

  • Los niños pequeños deben recibir la primera dosis de la vacuna entre los 12 y 15 meses de edad y la segunda, entre los 4 y los 6 años, como parte del plan de rutina de vacunación infantil.
  • Los niños entre los 7 y los 12 años que no se han vacunado deben recibir dos dosis de la vacuna contra la varicela con al menos tres meses de diferencia.
  • Los niños de 13 años o mayores que no se han vacunado también deben darse dos dosis de la vacuna para actualizarse, y estas dosis deben darse con al menos cuatro semanas de diferencia.

Costa Rica introdujo una dosis de la vacuna contra la varicela en setiembre de 2007 para los niños a la edad de 15 meses. El sistema obligatorio de vacunación solo considera la aplicación de la primera dosis de la vacuna.

Gustavo Lazo Páez, médico especialista en pediatría e inmunología clínica destacó la relevancia de la aplicación de la segunda dosis.

“La inclusión de una dosis de la vacuna contra la varicela en el calendario nacional de vacunación de Costa Rica ha redundado en una reducción de un 74% en la incidencia de varicela y un 93% en las hospitalizaciones. La implementación de una dosis única de esta vacuna reduce la carga de morbilidad y mortalidad, pero no la circulación del virus ni los brotes; una segunda dosis reduce la transmisión viral y el número total de brotes, aumentando la efectividad y el potencial para la erradicación de la enfermedad en todos los grupos de edad”, comentó.

MSD en Costa Rica está realizando una campaña educativa para promover la importancia de aplicar las dos dosis de la vacuna a todos los niños y niñas del país en las edades respectivas.

La doctora Carmela Oranges, Líder de Asuntos Médicos para vacunas, enfermedades infecciosas y medicina general del Clúster Norte de MSD, indicó que la vacunación ha tenido un extraordinario impacto en la salud de las personas alrededor del mundo, constituyendo una de las medidas sanitarias que mayor beneficio ha generado y sigue generando a la humanidad. En el caso de la vacuna contra la varicela, una dosis es efectiva en un 85% y la aplicación de dos dosis agrega una protección adicional y además es efectiva casi al 100% para prevenir casos graves, destacó la especialista.